David Reynoso Rivera Río.

La semana anterior, me permití abordar la transformación en la estructura orgánica que el C. Gobernador envió al H. Congreso del Estado, misma que fue aprobada de manera expedita y publicada en el Periódico Oficial del Estado el pasado viernes 27 de octubre. Como resultado de dicha iniciativa, pudimos constatar que no se realizó la creación de la prometida Secretaría de la Familia y esperemos ahora no exista pretexto alguno para que la ciudadanía constate un verdadero progreso.

Una vez comentado lo anterior, quisiera aprovechar el espacio para comentar algunas cuestiones sobre las interesantes declaraciones que realizó el dirigente del Partido Morena, Andrés Manuel López Obrador sobre la transformación orgánica que pretende realizar en caso de llegar a obtener la candidatura y la victoria en la inminente carrera presidencial próxima a celebrarse. Como punto de partida, quisiera en primera instancia hacer saber que considero existen otros perfiles más capacitados para dirigir al país durante los próximos seis años y de igual manera manifestar que regularmente no coincido con las ideas y/o propuestas del aludido personaje; sin embargo, respeto desde la perspectiva académica y jurídica a varios de sus más cercanos colaboradores, lo cual hace interesantes las propuestas que pretende implementar.

La parte medular de sus declaraciones estribó sobre la manera de cambiar la política interior al distribuir las Secretarías e instituciones del Estado en todo el territorio, descentralizando al país y buscando dar crecimiento al resto de la república y no únicamente a la ahora denominada Ciudad de México. Según menciona el dirigente, la decisión sería tomada bajo criterios de austeridad, injerencia, y ponderación de costo-beneficio.

Según menciona López Obrador; la Secretaría de la Marina podría emigrar a Veracruz; la Secretaría del Medio Ambiente a Yucatán; la Secretaría de Agricultura, se pretende ubicar en Ciudad Obregón, Sonora; la Secretaría de Economía en Nuevo León; la Secretaría de Turismo en Quintana Roo, entre muchos otros cambios más. Aunado a ello, se pronunció sobre una posible eliminación de costosas Delegaciones Federales que en los últimos quince años han demostrado ser obsoletas.

Adentrándome un poco más sobre la eliminación de las Delegaciones Federales, considero que esto podría ser una excelente iniciativa ya que en la actualidad muy difícilmente conocemos a cabalidad las funciones y el número de delegaciones federales que funcionan con exactitud por Entidad Federativa. Dichas delegaciones, considero que obedecen a un modelo político que ha quedado agotado con las nuevas tecnologías de la información y, por lo tanto, pudieran ser sustituidas por otro tipo de herramientas de comunicación y coordinación entre las Dependencias y las propias Entidades.

Las modificaciones anteriormente expuestas, considero fortalecerían el verdadero Estado de Derecho y la institucionalidad que tanto se ha perdido. De igual manera, en cuanto a las Secretarías y dependencias, veríamos a verdaderos expertos y profesionales en cada una de ellas; mientras que las delegaciones federales podrían también dejar de ser parte de un botín político como lamentablemente se ha estilado. Habrá que estar atentos ya que el próximo 20 de noviembre Andrés Manuel López Obrador dará a conocer, de manera anticipada y violando la normatividad electoral, su Proyecto Alternativo de Nación (2018-2024), en el cual detallará cada una de las propuestas en su lucha por la silla presidencial.

Correo: davidreynoso@sapiensiuventus.com

Twitter: @davidrrr