Por FRANCISCO VARGAS M.

El matador de toros André Lagravére, una vez repuesto de la lesión que sufrió en la rodilla, retomó sus entrenamientos de salón como también asistiendo el campo bravo.
El propio joven diestro mencionó que de alguna manera tuvo la suerte de sufrir esta lesión en el mes de marzo, cuando inició y se declarara la pandemia del coronavirus en nuestro país, lesión que vino al estar toreando en el coso mexiquense de ‘Cinco Villas’, ante un toro de la ganadería de Torreón de Cañas, mismo que le echó mano produciéndole dicha lesión en los ligamentos de la rodilla derecha.
Señaló que ante esto tomó todo con filosofía, comprendiendo que por algo suceden las cosas, por lo que no apresuró los tiempos de recuperación, misma que tuvo una duración de casi cuatro meses de estar totalmente parado y una vez pasado este proceso, hace tres semanas empezó a entrenar de salón de manera normal, así como también asistiendo al campo bravo en diferentes ganaderías del sureste de nuestro país, entre ellas Quiriceo y San Salvador, así como también en el rancho de su apoderadoPedro Haces en la Ciudad de México.
Comentó que por la pandemia del COVID-19 perdió un número importante de compromisos que ya casi tenía hechos, entre ellos la Feria de Texcoco, la Feria de San Marcos en Aguascalientes, Puebla y otras corridas en el sureste.
Por último, puntualizó que ya se siente bien y con muchas ganas de torear, destacando que lo más importante en estos momentos es la unión de la familia para salir pronto y adelante de la pandemia del coronavirus. (pacovargas_@hotmail.com)