Willebaldo Nava
Agencia Reforma

CDMX. -Abraham Ancer se quedó a menos de siete metros de forzar el desempate y eso esfumó la posibilidad de ver una victoria de un mexicano en el PGA Tour luego de 42 años.
El tamaulipeco hizo soñar al golf tricolor con su destacada actuación dentro del RBC Heritage, evento de la máxima gira de golf del mundo disputado en Hilton Head Island, Carolina del Sur, donde terminó subcampeón, apenas a un golpe de distancia del ganador estadounidense Webb Simpson.
La cuarta y última ronda de ayer resultó ser una auténtica prueba de resistencia mental, primero por el mal clima, que llevó a una demora de casi tres horas por lluvia; luego por el temor de que ya no hubiera luz del día para jugar -lo que extendería el torneo un día más-, y eso forzó a jugar con mayor velocidad a los jugadores, entre ellos Ancer y al otro mexicano en contienda: Carlos Ortiz.
En el caso de este último, el tapatío sucumbió en su intento de pelear por el título al desplomarse en el tablero hasta el puesto 33 tras haber iniciado la jornada en el quinto casillero, a un golpe del liderato.
Quien sí mantuvo el paso fue Ancer, que libró un intenso mano a mano durante casi toda la ronda ante el inglés Tyrrell Hatton, con quien compartió salida en el grupo de líderes.
Hatton y Ancer llegaron a alternarse el sitio de privilegio, pero, con una espectacular remontada que protagonizó Simpson, el estadounidense asaltó la cima y no la soltó hasta consolidarla con un birdie en el hoyo 17, una ventaja entonces de 2 golpes sobre Ancer.
El mexicano aún respondió con un birdie en el hoyo 17 que lo acortó a un golpe de Simpson.
El estadounidense había acumulado cinco birdies en seis hoyos en la segunda mitad del recorrido y totalizó 262 golpes (-22), superando por apenas uno a Ancer.
Simpson rompió así el récord del torneo, por 2 golpes, que había establecido Brian Gay en 2009.
Para Ancer fue el tercer subcampeonato de su carrera en el PGA tour, aunque esta vez dejó la sensación de que está cada vez más cerca de darle fin a una sequía de más de cuatro décadas que tiene México sin un título en el máximo circuito, desde que Víctor Regalado lo logró en 1978.