Rebeca Pérez Vega
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.-La Virgen de Zapopan es una figura que mueve multitudes, «La Generala» que en tiempos de agua protege a la Ciudad de descargas eléctricas, pero también ampara en pandemias y atrae las lluvias. Esta advocación, que desde hace casi dos siglos ha generado movilizaciones de miles de personas con la Romería, ha provocado un fervor cristiano, pero también patrio.
Su papel en la vida civil de la región y su poder en la cultura popular será revisado en el conversatorio «La Generala de Armas de la Nueva Galicia al Tiempo de la Construcción de la Independencia», que será protagonizado por los expertos Francisco Javier Velázquez Fernández, Roberto Aceves Ávila, Héctor Quintero López y Alejandro Quezada Figueroa, bajo la moderación del sacerdote e historiador, Tomás de Híjar
Este espacio de reflexión busca hablar del papel simbólico que ha tenido «La Generala», que ha sido nombrada Patrona de la Ciudad, en 1734 y además «Generala de Armas de la Nueva Galicia», el 15 de septiembre de 1821, apenas 13 días antes de la Consumación de la Independencia de México.
La representación de la Virgen de Zapopan, que mide apenas 36 centímetros, fue elaborada en pasta de caña durante la primera mitad del siglo 16 y empezó a ser venerada oficialmente a mediados del siglo 17. A principios del siglo 18, empezó a visitar la Ciudad, por ello se le dio el título de Patrona de la Ciudad, recuerda De Híjar.
«El 15 de septiembre de 1821 se le otorgó el rango de Generala de Armas del Reino, este acto viene a ser el primero del Imperio Mexicano, antes de que se firme el acta de Independencia, que ocurrió hasta el 28 de septiembre de 1821», abunda el cronista e historiador.
La charla es mañana, a las 17:00 horas, en el Templo de Nuestra Señora de la Paz (Av. La Paz 2086). También se transmitirá por www.facebook.com/ArquiMediosGdl.