Después de que han transcurrido más de veinticuatro horas desde que terminó la jornada electoral en los Estados Unidos de Norteamérica, resulta fundamental hacer un breve análisis sobre lo acontecido y lo que acontecerá tras los resultados que muestran los diversos Estados de la unión americana.

Al momento que se redacta el presente texto, aún no existe ni se ha decretado a un ganador; sin embargo, la contienda ha llegado a un momento decisivo en el que Joe Biden cuenta con un aproximado de 264 votos y Donald Trump 214. Basta con recordar que 270 votos electorales conforman el mágico número que permitirá conocer al próximo presidente de los Estados Unidos de Norteamérica.

Los Estados que aún se encuentran contabilizando votos son fundamentales para la obtención de un resultado, ya que Carolina del Norte, Georgia y Pensilvania muestran conteos por arriba del 89% y en los que el candidato Trump cuenta al momento con una ventaja; sin embargo, el Estado de Nevada podría convertirse en el más importante al momento.

Lo anterior, ya que existe un conteo preliminar de aproximadamente el 75-80% de los votos que muestra una ligerísima ventaja de Biden frente a Trump de aproximadamente 8,000 votos. En cuanto a que los otros Estados, continúan con el cómputo final de las boletas que llegaron a través de correos y que en el transcurso del día parecen alentarse más y más.

Dos semanas antes de la elección, según las casas encuestadoras de los Estados Unidos, se esperaba una mayoría aplastadora por parte de Biden; sin embargo, al transcurrir los días y acercarse el día de la votación, el margen fue acotándose a tal grado que se esperaba contar con un ganador la noche de la elección o en las primeras horas del día cuatro de noviembre. Siendo que, en realidad ni una ni otra predicción han logrado acercarse al escenario frente al que nos encontramos.

Por una parte, tenemos ya a un Joe Biden que comienza a anunciar que los resultados le favorecerán, pero al mismo tiempo a un Presidente Trump que se proclama como vencedor en Twitter y amenaza con impugnar las elecciones, así como denostar que existen fraudes que deberán escalarse hasta la Corte Suprema.

Analizado el panorama, podemos encontrar algunos defectos de esta democracia indirecta que deja en manos de cada Estado el conteo de los votos y permite una gran disparidad de criterios (por ejemplo, que Nevada decida parar el conteo y programar que continúe al día siguiente). De manera que, estos escenarios nos deben de invitar a la reflexión y hacernos sentir orgullosos de contar con un Instituto Nacional Electoral que nos permite rápidamente tener certeza de los resultados (aún y cuando después del cierre de las jornadas electorales todos los partidos políticos mexicanos se reúnan para dar una rueda de prensa, levantar las manos y vitorear: “YA GANAMOS”).

Ahora, el siguiente paso será esperar a que terminen los conteos y pueda existir una decisión sobre el candidato ganador ya que los Estados tienen hasta cinco semanas para determinar al ganador de los votos electorales. Siendo que, aún así existen mecanismos para impugnar las elecciones en las cortes estatales y en una última instancia ante la Corte Suprema; por lo que, debemos estar muy atentos en las próximas horas de la actitud que tomen los candidatos, así como del desenlace de una histórica jornada electoral.

Agradezco el favor de su lectura y les deseo un buen fin de semana.

 

Correo: davidreynoso40@hotmail.com

Twitter: @davidrrr