Víctor Fuentes 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO: La Suprema Corte de Justicia amparó hoy a Total Play Telecomunicaciones, filial de Grupo Salinas, para reducir un crédito fiscal de 646 millones de pesos por impuestos federales omitidos en el ejercicio de 2011.

Por tres votos contra dos, la Segunda Sala de la Corte amparó a la empresa contra una sentencia del Tribunal Federal de Justicia Administrativa (TFJA), que había confirmado íntegramente el crédito, fincado por el SAT en diciembre de 2015.

Los Ministros Alberto Pérez Dayán, Yasmín Esquivel y Javier Láynez, rechazaron un proyecto de su colega Luis María Aguilar, que negaba el amparo, sin que esté claro por ahora a cuánto ascenderá la reducción del crédito.

Esquivel votó por avalar el concepto denominado «comisión a distribuidores», por el que Total Play dedujo 621.9 millones de pesos, mientras que Láynez y Pérez Dayán parecieron aludir al «anticipo de comisiones», un concepto distinto por el que dedujo 600 millones de pesos, en ambos casos, por pagos realizados a Iusacell, otra filial de Grupo Salinas.

En 2011, Total Play declaró ingreso acumulable de 4 mil 313 millones de pesos, pero sus deducciones sumaron 6 mil 79 millones de pesos.

Una vez que la Corte emita su sentencia final por escrito, la Sala Superior del TFJA deberá ordenar al SAT que calcule de nueva cuenta el crédito fiscal, aceptando las deducciones que determine el máximo tribunal.

Otras deducciones aplicadas por Total Play, cuya ilegalidad fue confirmada por la Corte, fueron por gastos administrativos, subcontratación de empleados, pérdidas por cuentas incobrables y gastos de viaje, capacitación y ropa de trabajo, entre otras.

La Corte atrajo este amparo desde septiembre de 2020, e iba a ser votado originalmente por la Segunda Sala en la sesión del pasado 10 de enero, pero Total Play promovió un impedimento contra el Ministro Aguilar, que resultó infundado, pero le permitió aplazar el caso más de dos meses.

Todavía este lunes, la empresa alegó ante la Corte que había «pruebas supervinientes» en el asunto.

Este no es el único crédito fiscal de Total Play. La empresa también litiga contra otra deuda de 858 millones de pesos, por el ejercicio de 2012, en el cual desde 2017 ofreció como garantía al SAT el embargo de sus bienes muebles, incluida la fibra óptica, licencias y software

Sin embargo, el Gobierno impulsó una reforma al Código Fiscal de la Federación, que entró en vigor en 2021, y por la cual se dejaron de aceptar bienes intangibles para garantizar las deudas por impuestos.

En junio de 2021, el SAT rechazó seguir aceptando este tipo de bienes para ampliar la garantía que Total Play tiene que ofrecer sobre la deuda pendiente, con lo que sólo quedaron cubiertos 366 de los 858 millones.