Renata Tarragona
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Covid-19 también medirá la “temperatura al amor”.
Los clientes de los love hotels u hoteles del amor, no podrán ingresar a su habitación si alguno de los dos presenta fiebre o si se le olvidó el cubrebocas.
Así que la discreción que ofrecían estos sitios a sus usuarios es cosa del pasado, pues al bajar del auto tendrán que usar gel y desinfectar su calzado.
Las nuevas reglas de salud obligan a estos hoteles a aplicar protocolos de prevención con el objetivo de garantizar higiene y seguridad para sus visitantes, como para los colaboradores de estos negocios.
Su reinicio de actividades no sólo es al 30 por ciento de capacidad en la CDMX, sino con cambios en la operación.
“A su llegada (de los clientes) será obligatorio el uso de gel antibacterial y limpiarse los zapatos en tapetes sanitizantes que habrá en las entradas, tendremos botes para residuos especiales, como guantes o cubrebocas que quieran desechar, y también se les tomará la temperatura, a lo mejor entra ahí la cuestión de la discreción, pero hay que adaptarse a las nuevas medidas por seguridad de clientes y nuestros colaboradores”, explicó Andrea Rodríguez, directora de mercadotecnia de V Motel Boutique, en Viaducto y Periférico Sur.
En el caso de los moteles Le Rêve, en la Escandón; Pop Life, en Nonoalco Mixcoac; y Cuore, en Santa Úrsula Coapa, se asegura a los huéspedes la entrega de una habitación desinfectada y el protocolo de ingreso es similar, pues involucra la toma de temperatura, sanitización de calzado, facilitación de gel antibacterial y uso de cubrebocas sin excepción, de presentar fiebre, no se permitirá el acceso a los visitantes. Asimismo, el personal de los recintos estará equipado con cubrebocas y caretas o lentes de seguridad, además de ser sometido a sus correspondientes filtros sanitarios y cuestionarios previo a su turno.
V Motel Boutique implementó pruebas microbianas y consultoría para determinar la sanitización de sus habitaciones que incluye el uso de germicidas, termonebulización y lámparas UV, tras lo que sellan la puerta para confirmar el proceso a los nuevos huéspedes; en cuanto a la limpieza de blancos, su lavandería utiliza altas temperaturas para asegurar su higiene; y adaptó a formato digital menús y catálogos por medio de códigos QR.