Empresarios de Aguascalientes lamentan que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, viva una realidad diferente y en el mensaje a la Nación con motivo de su segundo año de mandato, se haya distinguido por hacer un resumen de “las mañaneras” y emitir un discurso político, porque en los hechos, es poco lo que se observa de resultados.

Pedro Gutiérrez Romo, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, externó que habrá que esperar a que en el informe que presente a la Cámara de Diputados, sí entregue datos duros, sobre todo porque en este tiempo difícil en materia de salud y económica se quiere saber cómo avanza el país, “él tiene sus datos duros, pero la pandemia no ha sido superada y menos la crisis económica”.

Espera que se dé cuenta que a él no le tocará ver la recuperación económica que pudiera tener el país, pues el daño ocasionado por la pandemia es muy severo, y todavía los generadores de riqueza y de empleos, que son quienes forman parte de la iniciativa privada, no han tocado fondo en varios de los giros, “habrá que contrastar sus datos con la realidad, porque una cosa es lo que diga y otra lo que se observa”.

“El presidente vive una realidad alterna”

Por su parte, Raúl González Alonso, presidente de la Coparmex, subrayó que el presidente López Obrador “vive una realidad alterna”, y es lamentable que en su mensaje a la población asegure que hay recuperación de empleo y niegue la pérdida de los mismos en este año, cuando lo que ha ocurrido en estos meses ha sido un desastre.

La pérdida de 1 millón 200 mil empleos tan sólo durante la pandemia no es algo que hayan inventado en la iniciativa privada, sino cifras proporcionadas por el IMSS, “si no quiere reconocer la realidad y que existe el problema, es muy grave. Él sí nos está llevando al despeñadero”.

De la misma manera, aseveró la falsedad de que ha rescatado pequeñas empresas en el país durante la pandemia económica, pues al menos en Aguascalientes los apoyos más elevados fueron por 25 mil pesos y fueron para empresas de tamaño muy modesto, si acaso para el autoempleo de la familia que por lo regular no son fuente de trabajo para otra gente, pero “a las empresas debidamente establecidas no se les ha otorgado ni un solo peso de la federación”.

Comentó que con el dogmatismo y sus cuestiones ideológicas, López Obrador “está llevando al país al despeñadero, justo cuando creíamos que estábamos muy mal y que nuestra capacidad de asombro no podía crecer, nos damos cuenta que vamos todavía más mal”.