Francisco Esquivel Contreras
Agencia Reforma

CDMX.- Al América le picaron la cresta y se puso muy bravo.
Las Águilas supieron reaccionar a un par de golpes de FC Juárez para llevarse el triunfo 2-1, en una noche en la que se esperaba el regreso a la actividad de Renato Ibarra con el club, que al final no se dio.
Los azulcremas sufrieron de más en la frontera, pero rescataron la victoria que los mantuvo en la cima de la clasificación, a pesar de las bajas por lesión y la polémica con la que llegaron al Olímpico Benito Juárez.
Santiago Solari parece que tiene una varita mágica. El DT argentino sorprendió mandando un 11 inicial muy distinto al mostrado en el Jalisco hace tres días, con los defensas laterales Salvador Reyes y Miguel Layún como volantes.
El estratega no se equivocó. El ex futbolista de Puebla asistió a Roger Martínez para el primer tanto americanista, mientras que el veracruzano mandó el pase de gol con el que las Águilas se llevaron la victoria.
Pero los emplumados sufrieron de más ante unos Bravos que siguen sin ganar en la justa y que se habían ido arriba en el marcador al 30′ con un tanto de Martín Galván, un minuto antes del empate de Martínez.
En el complemento, la escuadra de Ricardo Ferretti tomó las riendas del partido y volvió a mecer la red de la mano de Gabriel Fernández, firmando una llegada al segundo palo; sin embargo, el VAR le sugirió al silbante anular el tanto por fuera de lugar, algo que avaló Luis Enrique Santander, quien no se molestó en ir al monitor a pesar de lo apretada de la jugada.
Eso no le importó al América que otra vez, un minuto después del susto, encontró la puerta gracias a Álvaro Fidalgo quien entró solo al área chica para sellar el servicio medido de Layún al 52′.
Bravos echó todo al frente, se quedó cerca de marcar con servicios al área, pero también de conceder el 3-1 con un par de acciones de Henry Martín, que no pudo anotar, primero por un buen cierre de Adrián Mora y después por una extraordinaria atajada de Hugo González.
La más peligrosa de los pupilos del “Tuca” llegó al 90’+1, con un remate lejano que Guillermo Ochoa mandó a tiro de esquina con la punta del guante izquierdo; tras el cobro, Sebastián Córdova encabezó una contra que cortó José Esquivel con una barrida por detrás, que le costó la expulsión.
Con poco merecimiento, pero con contundencia, América salió con el triunfo de la frontera y se mantuvo, con 13 unidades, en la cima de la justa, dejando a los Bravos en los últimos sitios de la clasificación con sólo 2 puntos.