Staff
Agencia Reforma

CDMX.- El América dio un paso fundamental que le permite soñar con la Final de la Concachampions, y no sólo por el resultado sino por el estilo efectivo y letal que desarrolló anoche en el Estadio Azteca.
Tras dominar de principio a fin, no tuvo problemas para vencer al Philadelphia Union por 2-0, marcador que le permitirá jugar el encuentro de vuelta, pactado para el 15 de septiembre, con cierta tranquilidad, conociendo la forma de poder hacerle daño a su rival.
A las Águilas no les costó trabajo tomar el mando de las acciones ya que encontraron un equipo que les permitió desplegar el juego vertical que le gusta a los pupilos de Santiago Solari.
Luego de un par de avisos y un tiro al arco, el gol de Richard Sánchez fue la consecuencia lógica de su insistencia por ir al frente.
El paraguayo no perdonó y con un disparo de derecha, en contrarremate, dejó sin opción a André Blake, que sólo vio pasar el esférico para poner el primero al minuto 17.
El chubasco que cayó en el Azteca hizo que bajaran el ritmo en la primera parte, pero las Águilas mantuvieron la ambición por ir al frente, dejándole pocas opciones al cuadro de Philadelphia.
En la recta final del partido vino el segundo de las Águilas por conducto de Emmanuel Aguilera, desde el manchón penal al 79′, pues luego de la intervención del VAR se determinó la falta.
Al final, el juego ríspido estuvo a la orden del día, pero los azulcremas se plantaron con el pie firme en el terreno de juego, sin temores y enfrentando a su rival con lo mejor que tenían en cuanto a táctica y estrategia.
Para el cuadro de Solari fue fácil cerrar el encuentro sin desesperarse, advirtiendo lo que vendrá para la vuelta, donde no necesita más que aplicar el mismo estilo para doblegar a su rival, además de que puede apostar al gol como visitante para incrementar el daño.