A raíz de la reforma a la Ley Federal del Trabajo (LFT), que incluyó las condiciones en que puede funcionar el outsourcing, diversas voces patronales han señalado que vendrá un desempleo masivo, ya que las empresas no podrán absorber a los trabajadores que están bajo esa modalidad, sin embargo no pasa de ser un amago ya que los centros laborales deben tener el número necesario de operarios para el desempeño de sus actividades y éstas no se van a detener porque se acabó dicho esquema.

Hay enfado por los cambios a la legislación, porque con ello se acaba la terciarización. Ahora la contratación y manejo de los recursos humanos tienen que ser directamente por el patrón, con lo que quedan fuera los que manejaban la nómina y que según denuncias de los obreros varias de ellas les escamoteaban derechos y prestaciones sociales que dispone la LFT.

Conforme al artículo 15-A de la LFT, el outsourcing es la subcontratación mediante la cual un contratista lleva a cabo obras o servicios a través de los trabajadores de una empresa, pero sin que adquiera las obligaciones obrero-patronales que fija la legislación. A su vez, el patrón directo se desliga de toda obligación, ya que es el contratista quien debe responder ante el personal, lo que provocó por años que los trabajadores quedaran al margen de los beneficios laborales.

Aunque el outsourcing se incluyó en 2012 en la Ley Federal del Trabajo, con lo que se amparaban los que llevaban a cabo esa práctica, fue combatida por agrupaciones sindicales que exigían el debido respeto a los derechos de sus representados, lo que finalmente se logró el 24 de abril de 2021, al modificarse las condiciones en que puede operar el citado programa, pero en ningún caso se admitirá que se supriman los disposiciones constitucionales.

Para llevar a cabo los cambios en el ordenamiento legal, se tomó en cuenta que además de lo irregular en que actuaban, había contratistas que evadían las obligaciones fiscales, no registraban a los trabajadores ante el IMSS y cuando lo hacían era con un salario inferior para pagar menos cuotas. Otro problema que se detectó fue que la rotación de personal era constante, como fórmula para que los trabajadores no crearan antigüedad y no había reparto de utilidades, tampoco pago de aguinaldo ni de vacaciones.

El Diario Oficial de la Federación (DOF) publicó las reformas contra el outsourcing, cambios que alcanzaron a las leyes del Seguro Social y Tributaria. Prohíbe la subcontratación de personal, pero en el caso de servicios especializados y obras especializadas se puede hacer, siempre y cuando no formen parte del objetivo social ni de la actividad económica de la empresa favorecida. Asimismo, en caso de que el prestador de servicios especializados no cumpla con las obligaciones ante los trabajadores, la empresa contratante será responsable solidario, estableciéndose multas entre 2 mil y 50 mil veces la Unidad de Medida y Actualización (UMAs).

Al final del día puede haber personal cesante, pero que más tarde será contratado ya que las empresas deben seguir funcionando, por lo que se verán obligadas a ingresar a los trabajadores, que lo harán en condiciones distintas para beneficio de ellos y de sus dependientes, ya que recibirán el salario y las prestaciones que les corresponde y serán incluidos en el IMSS, el Infonavit y el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR).

ACTITUD ENGAÑOSA

De manera insistente se afirma que hay programas municipales a favor de la sociedad, lo que supondría que estos llegan a todas las colonias de la ciudad capital y del medio rural, pero en la práctica resulta más rentable detener a cuanto cristiano se encuentre la policía uniformada en su camino porque esto significa el pago de una multa.

Si en verdad se llevaran a cabo acciones de beneficio comunitario no estarían catalogadas como de las más conflictivas la Insurgentes, José López Portillo (la Barranca) y Villas de Nuestra Señora de la Asunción. En los primeros cuatro meses del presente año hubo alrededor de 20 mil detenidos por faltas administrativas, que según la Dirección de Justicia Municipal fue, en su mayoría, por consumir bebidas embriagantes en la vía pública, drogarse y personas que vulneran a otras sea física o verbalmente, principalmente los denominados “esquineros”.

Si se sabe cuáles son las causas de las actitudes antisociales, lo más lógico es crear programas que contribuyan a cambiar ese comportamiento, principalmente de los adolescentes y jóvenes, pero se prefiere utilizar a las corporaciones policíacas, tanto Estatal como Municipal, para llevar a cabo las redadas, incursiones que son desmentidas pero que se hacen a la vista de todos, aprehendiendo a todo aquel que les parezca sospechoso porque al hacerlo engordan las arcas del Ayuntamiento.

De los detenidos en poco menos de cuatro meses, 1,537 corresponden a mujeres y 17 mil 972 a hombres y una parte de ellos residen en Villas de Nuestra Señora de la Asunción, que se integra de varios fraccionamientos donde converge un número muy elevado de familias, por lo que los problemas entre vecinos son comunes, donde muchas veces llegan a los golpes y hasta al homicidio, situación que se trata de combatir mediante mayor presencia policíaca, cuando lo que hace falta es atender sus carencias, principalmente de espacios en que puedan reunirse, que se creen círculos de lectura y análisis y de planteamientos de las condiciones en que viven, para que de ahí surjan propuestas que mejoren su entorno.

Lo que se hace, con las aprehensiones que llevan a cabo los patrulleros, es generar mayor encono y que se traduzca en problemas intrafamiliares y en las calles, lo que provoca un círculo vicioso en el que caen los niños y adolescentes, que desde que empiezan a tener uso de razón se proponen no dejarse de los demás.

Existen dos DIF -el Estatal y el Municipal-, una Secretaría de la Familia y varias oficinas gubernamentales que dicen promover el beneficio colectivo, pero en la práctica no se nota en los principales asentamientos populares. Hace falta mayor empatía de las instituciones públicas y privadas con estos amplios sectores, que seguramente sólo les hace falta alguien que se acerque a ellos y les tienda la mano, con lo que cambiarán su visión de ser un grupo separado a uno proactivo, en el que sean participantes y forjadores de su propio destino.

De lo descrito, ninguno de los candidatos a la alcaldía ha presentado una sola propuesta sobre el particular, todo ha sido de manera general por lo que únicamente van por el voto, pero sin asumir un compromiso, consecuentemente lo deben hacer las actuales instituciones.

NO HAN ASIMILADO

Quien consideró que las experiencias vividas durante las primeras jornadas de vacunación serían suficientes para que hubiera una mejoría en las siguientes, sufrieron una equivocación, como se pudo apreciar el viernes pasado. Se citó a los adultos mayores a la segunda vacuna, que fueron los que recibieron la primera entre el 31 de marzo y 1 de abril, por lo que miles de ciudadanos se dieron cita en cada lugar. En el caso de la Unidad Deportiva IV Centenario fue tal el número de personas que quienes llegaron a las 10:30 horas salieron a las 15 horas, lo que generó múltiples molestias al tener que permanecer de pie por más de tres horas mientras avanzaba la fila. Al tener 60 años o más presentan diversos padecimientos, lo cual los organizadores no tomaron en cuenta, por lo que hubo quienes se sentaron en la banqueta y pidieron a quienes les seguían en la columna que les “guardara” su lugar. Se pudo haber convocado en dos o más días y no en uno solo, lo que ojalá sirva de experiencia para que no vuelvan a provocar un problema similar ahora que vienen grupos igual de numerosos como son los de 30, 40 y 50 años.