A una mujer intentaron hacerle creer que tenían secuestrada a una de sus hijas, aunque al final se estableció que todo se trataba de un engaño para sacarle una fuerte suma de dinero.
La Secretaría de Seguridad Pública del Estado evitó que otra familia fuera víctima de una extorsión telefónica, luego de que una mujer que vive en el poblado de Coyotes se comunicó al número de emergencias 911 para pedir ayuda.
Cuando policías estatales se contactaron con la víctima, ésta les comentó que estaba recibiendo llamadas telefónicas de los números (477) 852 4967 y (429) 130 2703, en la que un sujeto que decía ser integrante de un grupo de la delincuencia organizada, le avisaba que tenían a su hija y a la pareja sentimental de ella secuestrados, por lo que si quería volver a verlos con vida, tenía que depositar 200 mil pesos.
La mujer señaló que no contaba con esa cantidad de dinero, por lo que solicitó la intervención de las autoridades. Al presumir que se trataba de una extorsión telefónica, se implementó un operativo por parte de la Policía Cibernética para tratar de localizar a la pareja.
Fue así como más tarde los jóvenes fueron localizados en el Centro Comercial Villasunción, a donde según comentaron, fueron obligados a trasladarse, pues recibieron llamadas telefónicas donde les ordenaron seguir las instrucciones que les iban a dar, ya que de lo contrario iban a matar a todos sus familiares.