Cortesía Europa Press
Agencia Reforma

MADRID, España .-El gobernador de Texas, Greg Abbott, ha advertido de que está barajando declarar una «invasión» por la creciente llegada de migrantes a la frontera mexicana con Estados Unidos, lo que le permitiría asumir poderes de guerra y ampliar sus competencias, según informa ‘The New York Times’.

Abbott podría hacerlo apelando al artículo de la Constitución que señala que los estados no pueden participar en una guerra, excepto cuando «realmente son invadidos».

Los principales abogados de Abbott y del fiscal general de Texas, Ken Paxton, se han reunido para debatir la medida, que pondría al estado en un choque frontal con el gobierno federal al permitir que la policía estatal arreste y deporte a los inmigrantes, según informa ‘The New York Times’ citando a dos personas familiarizadas con estas conversaciones.

Abbott dice que sigue abierto a opciones, pero ha expresado su preocupación por las «consecuencias no deseadas» si no se toman medidas. El gobernador texano ya movilizó a miles de tropas de la Guardia Nacional para que vigilaran los puestos fronterizos y ordenó inspecciones de seguridad de los camiones provenientes de México, lo provocó una interrupción del comercio internacional.

Además, Abbot ha impulsado la la construcción de 20 millas (32 kilómetros) de nuevas vallas fronterizas, ha destinado prisiones estatales para el internamiento de inmigrantes y sufragó autobuses para llevar a los inmigrantes desde Texas a Washington DC.

¡Participa con tu opinión!