Comienza a complicarse la disponibilidad de ventiladores en los hospitales privados en la entidad para la atención de enfermos con COVID-19, además de que también es difícil conseguir oxígeno para pacientes que son enviados a sus casas, señaló el ex presidente del Colegio de Medicina Interna de Aguascalientes e infectólogo, Francisco Márquez Díaz.

El especialista comentó que en la actualidad están teniendo dificultad para la disponibilidad de ventiladores en los hospitales privados, luego de que todo tiene un límite y si bien el tamaño de la población de Aguascalientes no es grande, en determinado momento la demanda les puede rebasar y la diseminación de la enfermedad puede incrementar los casos graves y no tener dónde atenderlos. “Es una situación muy delicada, no sé cómo presentarlo y para tener a las personas en sus domicilios hay algo que se llama concentrador de oxígeno, el cual es muy difícil conseguir ahorita para el domicilio de pacientes que estamos mandando a sus casas”.

Resaltó que este es un llamado de atención para toda la población de Aguascalientes de que si no se respetan las recomendaciones de sana distancia, el uso de cubrebocas, el lavado constante de manos y la sanitización, se puede vivir una crisis, luego de que hay personas que están falleciendo en sus domicilios, que no tienen diagnóstico de COVID, pero que seguramente están muriendo por COVID, tal y como ocurrió este fin de semana con una persona de un municipio de Jalisco cercano a Aguascalientes que no tuvo posibilidades de trasladarse. “Son situaciones que no quisiéramos vivirlas de manera cotidiana, y pensar más bien que fue un infortunio esporádico”.

Asimismo, lamentó que la población mantenga medidas muy laxas en los lugares de convivencia tales como bares, los cuales están llenos y no se respeta la sana distancia, además de que la gente sigue haciendo reuniones en sus domicilios sin cubrebocas, “donde el plato de la botana es el mismo, las botellas de donde toman para servirse el alcohol o el refresco, todos las agarran con las manos, y ahí lamentablemente la mayoría van a ser asintomáticos, pero ellos van a contagiar a otras personas. Entonces si no respetamos las recomendaciones esto se nos puede salir de las manos y no tener el control”.