Charlene Domínguez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La elevada inflación global reduce el poder adquisitivo de las personas pensionadas y es una amenaza inmediata para la seguridad en la jubilación… y México no es ajeno, asegura Natixis Investment Managers.
«La inflación vuelve a ser centro de atención para los jubilados después de muchos años», expone el Índice Global para la Jubilación 2022, elaborado por la consultora.
«Los precios del petróleo, alimentos y vivienda están erosionando el poder adquisitivo (de los retirados) y representan una lección económica crucial para aquellos que planean una vida después del trabajo», señala el documento.
El índice, que evalúa los factores que impulsan la seguridad en el retiro en 44 países, incluyendo México, explica que de 2012 a 2020 la inflación promedió 1.76 por ciento en los países de la OCDE, pero en mayo pasado escaló a 9.6 por ciento.
La pandemia, interrupciones en las cadenas de suministro y la guerra en Ucrania dispararon los precios y para junio la inflación de alimentos llegó a 13.3 por ciento en ese grupo de naciones.
«Para quienes tienen un ingreso fijo, un gasto extra (por inflación) en alimentos y combustible puede tener un impacto dramático en la calidad de vida», dimensiona el reporte.
Luis Gonzali, VP y codirector de Inversiones de Franklin Templeton México, explica que los ajustes a las pensiones que paga el IMSS son acorde a la inflación, pero esto se da anualmente.
Verónica González, especialista en retiro, destaca que la pensión depende del ahorro, el cual resulta afectado por la inflación.
«Dado que en México el sistema de pensiones depende del ahorro que se realice, la afectación en el corto plazo es que los recientes jubilados tendrán su posibilidad de ahorro mermado, y los futuros jubilados podrán obtener mejores rendimientos», dijo.