Tras la declaración de Emergencia Sanitaria por la presencia del COVID-19 y el llamado a suspender las actividades productivas, será indispensable que patrones y trabajadores se pongan de acuerdo sobre las condiciones de pago de parar completamente la actividad en las empresas, expresó el presidente de la Comisión Laboral del Colegio de Abogados, Lorenzo Rodríguez Gallardo.

Manifestó que la declaratoria hecha antenoche, impactó y generó incertidumbre entre patrones y trabajadores, pues hay una ambigüedad en lo manejado, y es que en la Ley Federal del Trabajo se refiere a la Contingencia Sanitaria y la autoridad federal refirió la Emergencia.

Independientemente de ello, el llamado tendría que hacerse a empresarios y trabajadores para que apliquen el sentido común que les ha caracterizado, dialogar y consensar sobre el periodo de suspensión laboral y las formas de pago, para lo cual tendrán que hacer un autodiagnóstico laboral para saber si habrá casos de excepción, así como las consecuencias económicas que se generarán.

Consideró irresponsable al Gobierno Federal por cargar todo el compromiso a las partes en la relación del trabajo, como es el patrón y el empleado, pero se tiene claro que serán los acuerdos entre ellos los que sacarán adelante esta crisis.

En este tenor, Rodríguez Gallardo explicó que la ley señala que se deberá pagar el periodo de suspensión colectiva de la relación de trabajo un salario mínimo cuando la determinación se tome hasta por 30 días, pero resulta que “quienes hicieron la reforma a la Ley Federal del Trabajo del 2012, no previeron que una contingencia sanitaria duraría más de 30 días como ahora ocurre”, y es aquí donde se genera la confusión legal, pero no la lógica.

Puntualizó que “más que deficiencia legislativa en este caso, se observa la ausencia del liderazgo del Presidente de México, pues si bien la ley marca una situación, esto se puede suplir con acciones legislativas y haber declarado la contingencia sanitaria desde el 23 de marzo cuando se esperaba eso, pero no lo hizo quizás por temor a la popularidad política”, concluyó .