A pesar de la convocatoria a paro nacional de mujeres para el próximo 9 de marzo, lamentablemente persiste la amenaza y el chantaje de muchas empresas de despedir, castigar o descontar el día a quienes lo hagan, así lo señaló la presidenta de la Asociación de Mujeres Jefas de Familia, Gwendolyne Negrete Sánchez.

En entrevista con El Heraldo, la activista social se pronunció a favor de este paro, el cual, dijo, es histórico en México donde muchos sectores se están uniendo, incluyendo hombres; sin embargo, comentó que éste va a ser un paro desde los privilegios, donde desafortunadamente no muchas mujeres podrán participar ya que en varias empresas la amenaza está latente de aplicar el despido, el castigo o la suspensión.

Asimismo, dijo que también hay mujeres que son el sustento de sus hogares y que si no salen ese día a vender sus productos, no van a tener el dinero para poder llevar algo que puedan comer para sus hijos e hijas.

Apuntó que en ese tipo de situaciones se debe tener una actitud de solidaridad, ante la posición privilegiada de muchas mujeres que sí pueden hacer dicho paro.

Finalmente, subrayó que con este movimiento se demuestra que la lucha feminista sigue y seguirá y que es la única que no ha dado un paso atrás ante el Gobierno Federal, donde las mujeres no han cedido a ninguno de los chantajes ni presiones, aunado al cero presupuesto con que cuentan y a la eliminación de los programas sociales con perspectiva de género. “Aquí seguimos hasta que nuestros derechos sean reconocidos y que se den los resultados que queremos, la igualdad de derechos y oportunidades para hombres y mujeres, no queremos más, pero tampoco vamos a aceptar menos”.