Francisco Ortiz 
Agencia Reforma

CDMX.- Aunque los productores privados que le venden a la CFE generan electricidad hasta 85 por ciento más barata que la empresa estatal, el Presidente Andrés Manuel López Obrador los acusó ayer de fraude.

De acuerdo con la información disponible, la energía producida en las plantas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) puede ser hasta 31 por ciento más costosa que la generada por los Productores Independientes de Energía (PIEs).

Pese a ello, y luego de que la Corte admitió una controversia contra el cambio de reglas en el mercado eléctrico, el Mandatario aseguró que denunciará por fraude a las compañías privadas y ex funcionarios que firmaron contratos en el sector, y que ya prepara las querellas por daño al erario.

El Presidente no ofreció pruebas en su alegato matutino de ayer pero dijo que los responsables son funcionarios y empresarios que firmaron inicialmente un cobro de tarifas y que posteriormente modificaron con tarifa más alta que la pactada en los contratos.

“Ya tenemos estimado el daño. Queremos hablar con las empresas; he dado la instrucción de que se empiecen a elaborar las denuncias”, externó.

“No somos cómplices y no vamos a encubrir actos de corrupción, y esto lo digo también porque hay quienes piensan o han aceptado sólo la opinión de las empresas, de los particulares y se cree que estamos cometiendo una injusticia”, planteó.

Aunque otros datos exhiben lo contrario.

Un estudio de la CRE, realizado a mediados de 2018, refiere que el costo promedio de generación de las centrales de productores independientes de energía (PIEs) era de 68.93 dólares por megawatt-hora (MWh), un 51.2 por ciento menor que el costo de las plantas de la CFE donde cada MWh registró un costo promedio de 141.21 dólares.

En general, los esquemas privados han probado que pueden generar energía más barata que la CFE, como la última subasta de energía, donde los ganadores ofrecieron una tarifa en promedio de 20.57 dólares, 85 por ciento menor que la empresa del Estado.

Los PIEs constituyen un esquema donde una empresa privada construye una central eléctrica y vende la energía generada en su totalidad a la CFE. Iniciaron antes de la reforma energética de 2013 y actualmente, existen 34 centrales en operación, con una capacidad instalada de 16 mil 506 megawatts, de empresas como Iberdrola, AES, Naturgy y Saavi, entre otras.

Rosanety Barrios, especialista en energía, explicó que estos contratos tienen anexos bajo los cuales se actualiza la tarifa conforme a tipo de cambio o inflación, sin que implique cambio en las condiciones contractuales.
El ‘banquillo’ de la 4T
El Presidente primero exhibe y acusa, y luego busca imponer sus reglas:

Diciembre 2018: Cuestiona el costo del NAIM. Arma “consulta” y lo cancela. Luego los inversionistas y acreedores tienen como única alternativa Santa Lucía.

Agosto 2019: Acusa contratos “leoninos” con gasoductos de CFE. Después impone nuevas tarifas para transporte de gas.

Febrero 2020: Ofrece cena a empresarios, lanza sablazo y los compromete a comprar boletos para la rifa del avión presidencial.

Marzo 2020: Después de una “consulta ciudadana” cancela la cervecera Constellation Brands en Mexicali y ofrece como alternativa invertir en Tabasco, su tierra natal.

Junio 2020: Luego de que el SAT amenazó con cargos penales a sus directivos, Walmart acepta pagar 8,790 mdp.