Benito Jiménez
Agencia Reforma

CUATRO CIÉNEGAS, Coahuila.-De buen humor, el Presidente Andrés Manuel López Obrador secundó al panista Ricardo Anaya al poner un freno al consumo de caguamas, pero evitar el uso excesivo de agua.
En un discurso, donde valoró la recuperación de hectáreas de humedales en el área de Cuatro Ciénegas, en Coahuila, dijo que producir leche y cerveza requiere de muchísima agua, en una región en la que no hay.
“No se trata de que se deje de producir la leche, sino de que ya no sigamos ampliando las áreas de cultivo de alfalfa, porque significa más agua para producir leche. Por qué no dejar de producir la cerveza y la leche, aunque es mejor la leche que la cerveza… bueno, así lo recomienda Ricardo Anaya, que ya no se tomen caguamas”, dijo.
Ya en serio, refrendó una de las tareas de su administración: convencer por la razón que habrá límites ante la “codicia neoliberal” que arrasa con áreas naturales.
“Tenemos que convencer que en el norte ya no se puede crecer con el uso excesivo del agua. Cómo poner plantas cerveceras en el norte, cómo producir cervezas para exportar. Qué es lo que exportamos, agua, si no tenemos agua en el norte, y lo mismo el caso de la producción de leche en la Laguna”, expuso.
Para ello, dijo, su gobierno está logrando que productores y empresarios, autoridades estatales y locales pongan límites, para recuperar lo que se pueda de lo perdido.
“Así es este ensayo para recuperar el agua, estos humedales únicos en el mundo”, dijo al tiempo que señaló una poza azulosa en medio del desierto blanco.
López Obrador arribó al rancho Orozco, junto a la poza “Escobedo”, a unos 30 minutos de la cabecera municipal por un camino de terracería.
El rancho es propiedad de los hermanos González Felán, los ganaderos Fernando y Alfonso, quienes presumen que el ganado no afecta los pastizales de la zona.
La Secretaria de Medio Ambiente de Coahuila, Eglantina Canales Gutiérrez, fue quien hizo el tejido fino para que el Presidente acudiera a esas tierras.
“Es la primera vez que viene un Presidente aquí”, dijo Fernando González, quien afirmó que en su propiedad cuenta con unas 60 pozas, de las 180 que hay en el Valle de Cuatro Ciénegas.
“El reto es recuperar las hectáreas de humedal, al tiempo que se cierren los canales de riego y reducir la contaminación con residuos sólidos y del agua.
“Antes la poza era un balneario, porque al traer los bronceadores, ese químico afecta a la biodiversidad, es muy frágil el ecosistema aquí, y con eso limitamos a la gente de que tenga acceso, el turismo sólo puede ver.
“El Presidente se fue con una muy buena impresión, visitamos la poza y ahí nos dijo que tiene mucho interés en que esto se conserve, estamos dispuestos y esperar la coordinación con las autoridades para que esto se dé”, añadió el ganadero.
En el evento, se planteó que desde hace 17 años la avaricia de las industrias se ha alimentado de la necesidad de ejidatarios, cuyos derechos del agua han sido sobreexplotados poniendo en riesgo a Cuatro Ciénegas.
“Tenemos que hacer conciencia para que se sigan conservando recursos naturales y entregar buenas cuentas, vamos a apoyar, pero con la idea de no prohibir, pero todo tiene un límite, si se quiere arrasar y destruir la naturaleza nada más por la codicia, pues vamos aponer orden y vamos a tomar decisiones, porque el pueblo y la salud es lo primero”, dijo López Obrador.
En el caso del rancho Orozco, que perteneció a familiares de Carranza, los ganaderos primero se opusieron a que se declarara como zona protegida sin un plan para sus actividades económicas.
Si bien estaban de acuerdo en crear una zona de reserva, alegaron que su ganado iba a estar limitado. En el ganar-ganar se les convenció de declarar la zona protegida a cambio del ingreso del turismo.

Cuna de Carranza
El Presidente López Obrador sacó a relucir su repertorio histórico en la cuna de Venustiano Carranza: Cuatro Ciénegas, donde el también ex Gobernador de Coahuila pasó su niñez y parte de su juventud.
“Aquí nació Venustiano Carranza, un muy buen Presidente, tiene como todos los presidentes sus fallas, porque la perfección sólo corresponde al creador. Los seres humanos todos tenemos cosas buenas y también cosas reprochables, somos seres humanos, no somos dioses”, señaló.
El tabasqueño recordó que Carranza fue el único Gobernador que se reveló ante la imposición de a Victoriano Huerta.
“Creando un nuevo Ejército, que es nuestro actual Ejército, que surge por mandato de don Venustiano Carranza, y lo que el Gobernador (Miguel Ángel Riquelme) nos comentó que hace tres días se conmemoró el Plan de Guadalupe, la reunión de revolucionarios en la Hacienda de Guadalupe”, recordó.
El Presidente dijo que lo que se necesita ahora, y que en eso está, es separar el poder económico del poder político para que el Gobierno represente a todos, a ricos y a pobres.
“Que el Gobierno no esté al servicio de una minoría, porque durante 36 años de política neoliberal el Gobierno estaba secuestrado.
“En el caso del agua, eran los empresarios más influyentes los que ponían al director de la Conagua, así estábamos, ahora no, la directora de la Conagua es una investigadora, es una científica, además que le tiene mucho amor al agua, que no se va a vender, que no está al servido de intereses creados, todo esto lo tenemos que ir convirtiendo en costumbre y en hábito para que los gobernantes representen al pueblo y nos cuiden y protejan a todos”, indicó.