La Coordinación de Movilidad de Aguascalientes está considerando una revisión de las tarifas del transporte público, lo que ha generado preocupación entre diversos sectores de la población, especialmente entre las mujeres jefas de familia.

Gwendolyne Negrete Sánchez, presidenta de la Asociación de Mujeres Jefas de Familia, expresó su inquietud por el impacto que un aumento en las tarifas podría tener en la economía familiar.

Se menciona un posible incremento que elevaría el costo del pasaje a 16 pesos y el ‘banderazo’ en taxis a 25 pesos.

Negrete Sánchez destaca que, a pesar de que el servicio de transporte público en Aguascalientes es adecuado, presenta deficiencias como la falta de puntualidad y la ausencia de tecnologías que faciliten el uso del servicio, como el rastreo en tiempo real.

Estas limitaciones se suman a la preocupación por el posible aumento de las tarifas, especialmente para las mujeres que lideran hogares y cuyos empleos se localizan mayoritariamente en el norte de la ciudad, implicando largos tiempos de traslado desde y hacia sus hogares en el oriente.

La activista enfatizó la necesidad de que cualquier ajuste tarifario considere la situación económica de los usuarios, teniendo en cuenta que un incremento en el costo del transporte público afectaría directamente el presupuesto de las familias que ya se encuentran en una situación precaria.

Negrete Sánchez hizo un llamado a las autoridades para que cualquier decisión tomada en este ámbito se realice con una perspectiva sensible hacia las realidades y desafíos que enfrentan los ciudadanos, buscando soluciones que no afecten su estabilidad económica. “En un momento donde la economía familiar ya está bajo presión, es crucial que las autoridades consideren el impacto social de sus decisiones sobre el transporte público”, finalizó.