Después del exitoso performance siendo locales, México vivió años irregulares en las siguientes ediciones de las olimpiadas teniendo a veces resultados sobresalientes y a veces hasta cierto punto decepcionantes. Los deportes que siempre se mantuvieron en pie de guerra fueron el boxeo y el atletismo que fueron los que más alegrías dieron a lo largo de los años.
Tanto en Munich 1972 como en Montreal 1976 la cosecha fue muy corta. En los primeros sólo se sumó una plata con Alfonso Zamora en el peso gallo del boxeo y en los segundos fueron dos medallas, una dorada por parte de Daniel Bautista en la marcha de los 20 kilómetros que volvía a dar alegrías y un bronce cortesía de Juan Paredes Miranda en el boxeo peso pluma.
El éxito volvió a aumentar al menos en cantidad de preseas en Moscú 1980 cuando la equitación obtuvo tres medallas de bronce con Joaquín Pérez como principal estrella al ganar en el salto individual y por equipos. Carlos Girón Gutiérrez fue el atleta más destacado al obtener una plata en el trampolín desde los 3 metros, que hubiera sido oro si no es por uno de los robos más grandes de los juegos luego de que un juez mandara a repetir el último salto de un competidor ruso que terminaría ganando el oro.
Fue entonces que llegó Los Ángeles 1984 en donde volvieron los éxitos con más de un oro. El atletismo, específicamente la marcha le dieron dos doradas a México gracias a Ernesto Canto en los 20km y Raúl González Rodríguez en los 50km que también ganaría la plata en la prueba de los 20km con México haciendo el 1-2. Héctor López en el boxeo del peso gallo sumó una plata y dos deportes dieron medalla por primera vez con la lucha grecorromana dando una plata gracias a Daniel Aceves y el ciclismo de pista en la carrera por puntos con Manuel Youshimatz sumando un bronce cerrando las seis medallas totales que en ese momento eran la segunda mejor actuación en la historia de México.
Después vinieron otro par de ediciones grises. En Seúl 1988 sólo se consiguieron dos bronces, Mario González Lugo en el peso mosca del boxeo y Jesús Mena Campos en clavados, ambos deportes manteniendo a flote el deporte mexicano. Para Barcelona 1992 se disminuyó a solamente una plata cortesía de Carlos Mercenario en la marcha de 50km y en Atlanta 1996 se cerró el milenio con un bronce de Bernardo Segura en la marcha de 20km.