Las dificultades económicas y de tecnología que surgieron tras la pandemia y el determinar que la educación se impartiera a distancia, llevó a la deserción de aproximadamente el 8% de los estudiantes que el Sistema Conalep tenía hasta el ciclo pasado. Sin embargo, ha logrado conservar en todo el país a 310 mil jóvenes que siguen con su preparación de técnicos bachilleres.
Así lo dio a conocer Enrique Ku Herrera, director general de este sistema de educación media superior. Entrevistado en esta entidad, durante su visita al municipio de Rincón de Romos, donde fue presentada la nueva carrera del Conalep, de Técnico Bachiller en Agrotecnología, aseguró que la institución “es de las pocas (…) que siguen presentando resultados positivos en cuanto a captación de estudiantes”.
POR REGIONES. Mientras los estados del sureste fueron de los que enfrentaron más dificultades para lograr que los estudiantes no optaran por la deserción, en la zona del Bajío y del Norte se trata de escuelas con más demanda. Inclusive, en nuestra región hay casos en los que se ven en la necesidad de rechazar alumnos por el exceso de demanda y la falta de cupo en los planteles.
OFERTA VARIADA. Y es que se tienen carreras no sólo novedosas, sino de alta demanda para la actividad laboral y de emprendedurismo, como son ahora la de Agrotecnología, pero también se tienen la de Mecatrónica, Aeroespacial, Manejo de Drones o Ciencia de Datos. En total son 48 carreras las que se imparten en los 314 planteles Conalep en todo el país.
Insistió que el motivo de deserción de algunos jóvenes, se dio no por la falta de oportunidad, sino por la condición económica de las familias que les obligó a dejar de estudiar por buscar un empleo para apoyar en los gastos de su casa.
FASTIDIOSO ENCIERRO. Un tema complicado también es la situación emocional de niños y jóvenes que han permanecido prácticamente encerrados en sus casas, que enfrentan problemas de carácter psicológico, ante la falta de convivencia e intercambio de conocimientos, por eso el interés y la discusión en torno a la necesidad de volver a las aulas, porque “o salvamos a los jóvenes de su condición socioemocional incorporándolos a la escuela, o seguimos con los sistemas híbridos que también están dando muy buen resultado”.

“Hubo quien dejó de estudiar para trabajar y no pudieron continuar con sus estudios. Por más que les ofrecimos atención casi personalizada, en la que no tienen que asistir permanentemente a los centros de formación, se les dificultaba cumplir con la carta de tareas…”. Enrique Ku Herrera, Director Nacional Conalep