Staff
Agencia Reforma

SAN DIEGO, California, EU.-El Gobierno de Estados Unidos planea restablecer en noviembre la polémica política fronteriza del ex Presidente Donald Trump que obligó a 70 mil solicitantes de asilo a esperar sus audiencias en México.
La Administración de Joe Biden debe cumplir con el fallo de un juez federal que determinó que la terminación del programa Protocolos de Protección al Migrante (MPP, por su siglas en inglés), mejor conocido como «Quédate en México», fue injustificada.
El Departamento de Justicia estadounidense, sin embargo, apuntó que la reinstauración de la medida dependerá de la aprobación del Ejecutivo mexicano, que ha manifestado su preocupación y los funcionarios en Washington están tratando de solventar.
México quiere que, como norma general, los casos se resuelvan en seis meses y que se garantice que los solicitantes de asilo tengan información oportuna y precisa sobre las fechas de sus audiencias, así como un mejor acceso a asesoramiento legal.
Asimismo, pidió exenciones para «poblaciones especialmente vulnerables» y una mejor coordinación de los lugares y horas a las se enviará a los solicitantes de asilo al País.
Alrededor de 70 mil migrantes se vieron afectados por el programa. Biden suspendió la iniciativa en su primer día como Presidente pero, en agosto, tras una demanda de Texas y Misuri, el juez federal de distrito Matthew Kacsmaryk ordenó que se restaure la política «de buena fe».
Según el expediente judicial, debería entrar en vigor alrededor de mediados de noviembre.
Kacsmaryk dejó, sin embargo, abierta la posibilidad de que la Casa Blanca pueda intentar anular otra vez la política, y las autoridades dijeron que pronto harán publico un plan que esperan supere la revisión legal.