Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 30-Dec-2019 .-La Secretaría de Bienestar prevé entregar en enero 200 mil tarjetas bancarias en zonas urbanas para beneficiarios del programa Adultos Mayores, a fin de reducir la entrega de apoyos en efectivo.
La titular de la dependencia, María Luisa Albores, informó que el Presidente Andrés Manuel López Obrador demandó acelerar la bancarización de los programas y que, aunque no ha sido fácil, garantizarán la entrega de los apoyos.
Actualmente, de los casi 20 millones de beneficiarios de todos los programas sociales federales, la mitad recibe sus apoyos en efectivo.
En el de Adultos Mayores, el Gobierno entrega 2 mil 550 pesos bimestralmente a 8 millones beneficiarios, pero de ellos, 4 millones 676 mil personas, que equivalen al 58.4 por ciento, lo reciben por transferencia electrónica y 3 millones 324 mil beneficiarios, es decir 41.5 por ciento, en efectivo.
En las zonas rurales se espera que las 2 mil 700 sucursales que prometió el Presidente en lugares apartados estés listas hasta dentro de dos años y medio.
La funcionara federal argumentó que actualmente es inviable distribuir tarjetas de Adultos Mayores en municipios rurales.
«Por ejemplo, en el Programa Sembrando Vida tenemos el diagnóstico de que 230 mil beneficiarios tienen tarjeta donde se les deposita su apoyo, pero les lleva entre 2 y 15 horas cobrar sus recursos.
«Y no sólo eso, tienen que pagar un mínimo de 359 pesos para trasladarse», informó Albores, quien insistió que es mejor entregar el recurso en efectivo en puntos lo más cercanos posible.
En la Ciudad de México, Bienestar afirma que el programa para Adultos Mayores está prácticamente regularizado.
«El Programa cuenta con 864 mil 319 sujetos de derecho en la capital del País, y se se estima que hay 867 mil 22 en total, lo que representa un avance de 99.7 de la cobertura universal», apuntó.
Albores informó que el Censo de 2020 reflejará cuánto han contribuido los programas sociales de esta Administración a reducir la pobreza extrema.
Actualmente, recordó, existen 9.3 millones de pobres en condición extrema, y la promesa del Presidente es que en 2024 se erradicarán.
Para ello, resumió, en 2019 se destinaron 2 mil 628 millones 109 mil pesos para el bienestar social, lo que representa 10 por ciento más que lo invertido en 2018.
Para el próximo año, los recursos se incrementan, pues la meta es llegar a los 23 millones de beneficiarios.