Sergio Cuevas Ávila

Persiste el mercado negro para la obtención de citas en el SAT para distintos trámites, particularmente para quienes buscan hacer una fusión o escisión de sociedades mercantiles, lo que mete en aprietos a muchas empresas por la incapacidad de la autoridad fiscal, destacó Héctor Alberto Romero Fierro, corredor número 58 del estado de Jalisco.

De visita por Aguascalientes a invitación del Colegio de Corredores Públicos de Aguascalientes para disertar una plática sobre “Los temas corporativos y fiscales de la fusión y escisión de sociedades”, el especialista indicó que a partir de este año el Fisco trata de sobrerregular a las sociedades mercantiles y para ello puso una serie de requisitos adicionales que la gran mayoría de contribuyentes no conoce, para efecto de celebrar fusiones y escisiones de las empresas.

Comentó que hay una “exageración de normativa” establecida por el SAT para este tipo de operaciones, aunado a la lentitud que actualmente se presenta en los trámites del Servicio de Administración Tributaria, ante la falta de citas, lo que ha fomentado el mercado negro a través del personal de la Secretaría de Hacienda.

Indicó que en una fusión y escisión de empresas, la ley marca 30 días para hacerlo o de lo contrario, se hacen acreedores a una sanción, pero debido a que no hay citas en el SAT, muchas sociedades mercantiles son multadas injustamente por la incapacidad de la autoridad fiscal. “Esto puede generar el pago de impuestos exorbitantes a las empresas, derivado de que no te dan la cita o que en los formatos del SAT exigen una serie de requisitos que no están en la ley y todo derivado de la incapacidad de la autoridad fiscal”.

Por lo anterior, hizo un llamado a la titular de SAT, Raquel Buenrrostro para que revise lo que pasa al interior de dicha dependencia con su personal para que sean más eficientes, dado que es mentira que se acabó el mercado negro de las citas.

“He oído de operaciones de hasta 25 mil pesos para conseguir una cita. Al que le urge, la paga, pero en este país no debemos prestarnos a este tipo de acciones. Más bien hay que presionar a la autoridad y el camino que recomiendo, es si no obtenemos las citas, ampararnos para que un Juzgado de Distrito obligue al SAT a que cumpla con su obligación…”
Héctor Alberto Romero, especialista