Más de 40 organizaciones de la sociedad civil locales, nacionales e internacionales conformaron la “Alianza Ciudadana por la Conservación del Bosque de Cobos”, que fungirá como red colaborativa para fortalecer la defensa estratégica e interdisciplinaria que hasta ahora se ha venido realizando, con el objetivo de generar una labor más extendida, preventiva y de mayor impacto, así lo dio a conocer María Guadalupe Castorena Esparza, presidenta de Movimiento Ambiental de Aguascalientes.

En conferencia de prensa, los ambientalistas refrendaron su compromiso con la causa medioambiental en Aguascalientes, a través de la conformación de dicha alianza. Castorena Esparza apuntó que si bien se buscó una declaratoria de protección para la totalidad del Bosque, que cuenta con cerca de 5 mil hectáreas, aún hay amenazas inmobiliarias en los linderos externos, así como iniciativas sin sustento de introducción de flora y fauna exóticas a lo interno del Bosque.

Detalló que con dicha Alianza trabajarán bajo un esquema de red, un plan de trabajo anual, una perspectiva de incidencia en políticas públicas, un enfoque de derechos humanos, una estructura operativa funcional, y bajo sustento de investigación científica. “Hemos decidido consolidar esfuerzos y proyectar acciones efectivas y estratégicas en beneficio del Bosque de Cobos y, por ende, de Aguascalientes”.

Por su parte, Miguel Vázquez Sánchez, presidente de los Guardabosques de Cobos, comentó que a pesar de que a lo largo de estos años han trabajado en la remediación de varios sitios que fueron objeto de prácticas extractivas de arena y de grava de manera ilegal, además de tiraderos de escombros, no deja de haber amenazas por parte de los desarrolladores inmobiliarios que están cercanos al Bosque de Cobos robando algunos espacios, particularmente en la zona norte del Bosque de Cobos y que los ambientalistas buscan seguir defendiendo. “El espacio por sus características tiene dinámicas particulares y si se construye en la parte superior, donde tiene un declive hacia la parte del núcleo de Cobos, por mucho que se construya a 5 kilómetros va a impactar abajo como está sucediendo. Hemos tenido la alegría de ver espacios que se recomponen, pero por otro lado, hay la tentativa de los desarrolladores queriendo tomar más posesión de áreas de Bosque de Cobos”.