En las últimas semanas, el mercado de abastos reporta un encarecimiento de hasta el 100% de su valor como son los jitomates, luego de que hubo tres días de lluvia y frío en el estado de Sinaloa, lo que atrasó la cosecha de diversos alimentos, informó el vicepresidente nacional de la zona centro de la Conacca, Luis Miguel Rentería Arias.
Tras el difícil mes de enero, las centrales de abasto incluidas las tres de Aguascalientes se encuentran a la espera de la próxima llegada de la temporada de la Cuaresma, que inicia el próximo 26 de febrero, lo que se sumará con la entrada al mercado de frutas y verduras tropicales.
El vicepresidente nacional de la zona centro de la Confederación de Centrales de Abastos señaló que los hábitos de consumo cambian en la época de Cuaresma, pues se da preferencia a los mariscos y baja la compra de cárnicos y mejora la de frutas y legumbres.
En entrevista con El Heraldo, Rentería Arias señaló que el mes de enero pasado fue muy complicado, porque la gente invirtió la mayor parte de sus recursos en diciembre, aunque este año se sintió menos pesado porque los salarios estuvieron llegando formalmente y la gente tiene para adquirir sus insumos cotidianos de alimentación.
“Este año, el impacto de la canasta básica fue inferior a lo registrado en años anteriores cuando subieron las gasolinas, la electricidad, el tipo de cambio peso-dólar; ahora han sido ajustes apegados a la inflación o a los precios internacionales de materias primas e insumos”.
En el caso de los perecederos, los precios altos se suscitan cuando hay escasez de ellos en el mercado norteamericano y demanda los productos mexicanos. “Otra de las razones se origina por los eventos climatológicos esperados o inesperados que impactan la cosecha de productos, como sucede ahora con Sinaloa que afecta en calidad y en precio los alimentos que llegarán a Aguascalientes, aunque será algo pasajero, no permanente”, concluyó.