De los tres mil comercios que operan en la zona Centro de Aguascalientes, el treinta por ciento cuenta con el sistema de pago por vía de tarjeta de crédito o débito, sin embargo el resto no se ha interesado o no le resulta rentable ofrecer esos servicios bancarios, optando por las estrategias del apartado de las mercancías, los descuentos y las compras en efectivo.
Guadalupe González Madrigal, presidenta de la Acocen, no descartó que en el segundo semestre sigan abundando las ofertas, las promociones para atraer a los clientes, a través de plazos más largos de pago, con tarjetas de crédito sin intereses o cualquier otra medida que permita comprometer y generar ingresos para su giro comercial.

TEMPORADAS. En entrevista con El Heraldo, la dirigente de la Asociación de Comerciantes de la zona Centro señaló que este primer semestre ha sido difícil, con muy bajas ventas en lo general. De enero a abril pasado fue la peor época del año, en mayo se intentó recuperar en la segunda quincena y en junio se normalizó el comportamiento.
Aunque el comercio sabe que los meses de julio y agosto tienen su mercado muy particular relacionado con las vacaciones, y en este tiempo en que no hay clases en las escuelas cambia la dinámica y el consumo se hace más lento, donde unos giros son beneficiados y otros deben esperar por tiempos mejores.

SEGURIDAD. Por otro lado se manifestó a favor de que el gobierno capitalino avance pronto en la instalación de cámaras de videovigilancia en la zona Centro, porque ayudaría a la policía a tener una actuación más oportuna en situaciones de emergencia o delitos.
Hasta el momento, la Asociación de Comerciantes de la zona Centro no tiene reportes de asaltos o robos a los negocios, pero se sabe que algunas personas han sufrido estas situaciones, lo que ha ocasionado que adopten medidas de protección adicionales internas como la operación de sistemas de videovigilancia, contratan servicios de policía privada, contactan con el C-4 y mejoran sus cerraduras.

RECUENTO DE LOS DAÑOS. Por otro lado, González Madrigal comentó que la caída en los ingresos de varios negocios a consecuencia de las obras que se llevaron a cabo en la calle Primo Verdad, obligó al cierre de al menos 10 establecimientos que se ubicaban en esta céntrica vialidad; agregó que otros propietarios optaron por cambiarse de lugar, y se estima que sólo 15 lograron sobrevivir.