De dudosa calidad, bloqueadores solares existentes en el mercado, especialmente aquellos que afirman tener un factor de protección solar (FPS) de 100+ o 110+. Elsa Arenas Velázquez, integrante del Colegio de Dermatólogos, advirtió que numerosos laboratorios están abusando de la mercadotecnia, al agregarle un número más alto a su marca comercial, sin embargo, este hecho no implica que ofrezcan una mayor protección contra los rayos ultravioleta, ya que la máxima protección aceptada dermatológicamente es 50+.
Afirmó que existe un método que se utiliza a nivel mundial denominado Colipa, el cual regula que los bloqueadores cumplan con los factores de protección solar que anuncian; sin embargo, muchos productos disponibles en el mercado no han sido sometidos a esta regulación.
Elsa Arenas comentó que para una mayor eficiencia, la aplicación del bloqueador se debe hacer media hora antes de exponerse a los rayos del sol, pues los protectores tardan 30 minutos en empezar a actuar y duran cuatro horas; cuando la persona se sumerge en el agua, como en una alberca o el mar, el bloqueador se debe volver a aplicar cada dos horas.
Asimismo, recomendó que aunque se haga uso del protector solar, se deben evitar los rayos del sol entre una y tres de la tarde, que es cuando las radiaciones ultravioleta llegan más directamente a la piel; añadió que esta exposición debe ser por periodos cortos, dependiendo de la tolerancia al sol de cada persona, para que la piel no se llegue a deshidratar.
Por último, la integrante del Colegio de Dermatólogos manifestó que hay muchos problemas de la piel causados por el sol, como la aparición de manchas, pues una sobreexposición puede provocar una piel roja, ardida y ampollada, y es un factor de riesgo para que en el futuro se presente cáncer de piel.