Sergio Alonso Méndez

La Noticia:

El hospital de Alemania que trata al líder opositor ruso crítico de Putin encuentra indicios de envenenamiento… (bbc.com).

Comentario:

Ser opositor en Rusia conlleva sus riesgos como Alexei Navalny lo puede confirmar. Esto es, si sobrevive al último atentado contra su vida. Fue llevado a Alemania ya que, luego de enterarse del posible envenenamiento, una ONG alemana, la fundación Cinema For Peace, envió un avión ambulancia con equipo médico y especialistas que lo trasladaron a Berlín. Las sospechas de que los médicos rusos no lo trataran correctamente estaban presentes. ¿Quién es Alexei Navalny? ¿Han existido otros casos de envenenamiento en Rusia?

Alexei Navalny es un opositor ruso que es como una espina clavada en el costado del presidente Vladimir Putin. Navalny ha sabido convocar a la gente y reunido a multitudes para protestar contra el partido en el poder. A decir de Navalny: un lugar para “criminales y ladrones”, y en el pasado acusó al entorno del presidente de “chupar la sangre de Rusia”.

Se le conoce como “activista anticorrupción”. Algo así como el López Obrador de allá, bueno, al menos cuando no había llegado a la presidencia. El problema es que las manifestaciones públicas en Rusia están prohibidas, a menos que sean autorizadas por el Estado, lo que normalmente no ocurre. Así que la policía antimotines rusa está en libertad de detener a cualquier manifestante y Navalny ya ha pisado la cárcel más de una vez.

De hecho, en una de esas, en 2019, mientras estaba en la cárcel, fue envenenado, aunque sobrevivió sin secuelas. También, en más de una ocasión, le han arrojado tintes químicos a la cara. Dijo que el azul, aunque se veía simpático, ardía como lumbre.

En esta ocasión asistió a un evento en Siberia. Al regreso tomó un té en el aeropuerto y subió al avión que lo trasladaría a Moscú. En el camino comenzó a sentirse mal. Tan mal, que el avión fue desviado a la ciudad más cercana, Omsk, donde un grupo de médicos lo atendieron y sospecharon de un posible envenenamiento, aunque sin determinar el veneno.

El autor seguramente contaba con que el tiempo de vuelo sería suficiente para que Navalny falleciera o pasara al punto de no retorno, pero el avión desvió su ruta. Se sospecha que en Omsk los médicos lo retuvieron el tiempo suficiente para que el veneno se dispersara. Los alemanes han tenido problemas en determinar el tipo de elemento activo usado.

¿Fue el gobierno? Ha habido otros asesinatos, o intento de, con veneno probablemente promovidos desde el Kremlin. Sergei Skripal, un ex doble espía ruso, fue atacado en el Reino Unido, Alexander Litvinenko fue envenenado con té en un restaurante de Londres y

Vladimir Kara-Musa sobrevivió, aunque padeció mucho.

¿Veneno? Lo usaba Cleopatra desde los tiempos del antiguo Egipto. ¿Por qué le gusta a Putin este sistema? ¿Acaso alguien duda que Putin esté detrás? Es peligroso desafiarlo.

Sergio Alonso Méndez posee un doctorado en Negocios Internacionales por parte de la Universidad de Texas

salonsomendez@gmail.com