Arely Sánchez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La posibilidad de que el Gobierno federal implemente una estrategia en contra de la inflación basada en control de precios de algunos productos básicos preocupa a diversas empresas del sector consumo.
La cadena minorista Chedraui, que opera 357 tiendas en el País, consideró que el peor efecto del plan que contempla el Gobierno no se notaría de inmediato.
«A la larga creo que el control de precios usualmente afecta a la oferta de estos productos, y eso en el largo plazo produce estrés y más incrementos de precios, eso es lo que nos preocupa», sostuvo Antonio Chedraui Eguía, CEO de la compañía, en conferencia con analistas, luego de su reporte financiero.
No obstante, agregó, la compañía cuenta con su propia estrategia de oferta de precios altamente competitivos, por lo que no consideró que pudiera verse afectada por una mayor competencia derivada de la implementación del nuevo plan del Gobierno.
«En los márgenes no creemos que seremos afectados por esto, porque tenemos nuestro propio control de precios que nos produce una estrategia muy agresiva en esta canasta en específico», agregó.
Insistió en que la imposición de estrategias desde el Gobierno para buscar ejercer control sobre los precios de los productos no necesariamente coadyuvará en reducir los altos niveles de inflación que hoy presenta el País, sino ocasionar incluso otros efectos indeseados.
El presidente Andrés Manuel López Obrador adelantó que el próximo miércoles presentará una estrategia para lograr precios de garantía para los consumidores, principalmente en productos de la canasta básica como maíz, arroz, frijol y leche.
Por su parte, Rafael Contreras, director de Finanzas de Alsea, la operadora de restaurantes como las cadenas Vips, Starbucks, El Portón, Domino’s Pizza, Burger King, Italianni’s, entre otros, consideró que el plan del Gobierno, aunque tiene buenas intenciones, podría generar efectos adversos.
«El plan es algo bueno en el corto plazo para la gente que tiene ciertos consumos de la canasta básica, pero de largo plazo pudiera ser algo que genere a lo mejor desabasto o mercado negro de esos productos», comentó en conferencia telefónica, tras presentar su reporte financiero.
Añadió que todavía el Gobierno trabaja el plan que presentará el miércoles, con productores de alimentos y distribuidores.
Agregó que llevarlo a cabo dependerá de que éstos estén dispuestos a aceptar las condiciones que les sean propuestos.

¡Participa con tu opinión!