Veronica Gascón
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-En los últimos tres años, el promedio anual de accidentes de trabajo es de 400 mil eventos, siendo los sectores de industria de la transformación, comercio, servicios para empresas y construcción donde existen mayor incidencia, según datos del IMSS y la Secretaría del Trabajo.
El sector de la construcción es uno de los más accidentados debido a la complejidad de sus trabajos, los tiempos de ejecución y las inclemencias del tiempo, afirmó la firma de desarrollo de herramientas de evaluación de integridad y seguridad en el trabajo, MIDOT.
Según la empresa, 25 por ciento de los accidentes se producen por tropiezos, choques, resbalones; también caídas de altura. Además de contactos eléctricos, ya que más de 2 mil accidentes se producen al año por el contacto con la electricidad.
«Las caídas de altura. En especial sobre el trabajo en andamios y escaleras, el trabajador suele incumplir los pasos seguros en su uso y lamentablemente las caídas sufridas suelen ser incapacitantes», señaló MIDOT.
En tanto que las descargas eléctricas se presentan por la complejidad eléctrica que lleva y las mezclas entre bajas y altas tensiones, a lo que se suma la precariedad de las instalaciones.
La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estableció que cada minuto mueren dos personas debido a accidentes laborales en el mundo y, como es de esperar, la construcción es donde más número de incidencias ocurren.
Según MIDOT, en la construcción de los estadios para el mundial de Qatar ya se registran más de 6 mil 500 muertes durante las obras de construcción.
Refirió que laborar largas jornadas también provoca accidentes en los centros de trabajo.
Comentó que si una persona labora 11 horas al día, es dos veces más propensa a padecer de fatiga crónica, y si lo hace durante 55 horas a la semana, su riesgo de sufrir un infarto al miocardio es 33 por ciento mayor, a diferencia de quienes laboran una jornada laboral normal.
Incluso, el síndrome del agotamiento profesional, también conocido como burnout, está catalogado como un padecimiento laboral por la Organización Mundial de la Salud, y se estima que 75 por ciento de las personas trabajadoras en el país ha presentado los efectos de un estrés laboral crónico.
MIDOT advirtió que México tiene 43 normas oficiales relativas a la seguridad y la salud en el trabajo, entre las que destacan por su reciente adopción la NOM 035 (de factores de riesgo psicosociales) y la NOM 036 (de ergonomía), las cuales establecen las condiciones mínimas necesarias para la prevención de riesgos en el trabajo.

¡Participa con tu opinión!