Azucena Vásquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Los cambios recientes a las Reglas General de Comercio Exterior restringen las opciones del sector privado para importar petroquímicos e hidrocarburos, lo que provocará incremento en los precios de estos combustibles y pondrá en riesgo proyectos de inversión en el sector.
En un comunicado, la American Chamber of Commerce (Amcham) dijo que específicamente la regla que entró en vigor el 12 de junio pasado y que prohíbe a empresas privadas la importación y exportación de hidrocarburos en un lugar distinto al autorizado, ya que elimina la opción marítima en terminales ubicadas fuera de los puertos, que es el transporte más competitivo después de los ductos.
“Esto tendrá un impacto significativo en los precios de los combustibles y otros productos del sector alimentario y farmacéutico, entre otros, afectando principalmente el bolsillo del consumidor final”, alertó.
Incluso puede afectar directamente los costos y logística de Pemex, señaló.
Sostuvo que también ponen en riesgo la continuidad y ejecución de planes de negocio y proyectos de inversión en desarrollo de nuevas cadenas de suministro e infraestructura en el sector energético, que tienen como propósito fortalecer el suministro con costos competitivos de combustibles, en beneficio de los consumidores y potenciar la vocación exportadora de algunas regiones del país.
Recordó que una de las modificaciones más significativas a la Ley Aduanera en 1995 fue precisamente la adición de lugar distinto al autorizado, para permitir a los particulares contribuir al desarrollo de infraestructura, particularmente en los puertos.
Asimismo, con estos cambios se reduce significativamente la capacidad de las empresas privadas para usar infraestructura de importación y/o exportación existente y en desarrollo, al otorgar autorizaciones exclusivas a las empresas productivas del Estado, sus organismos subsidiarios y empresas productivas subsidiarias en detrimento de los derechos constitucionales a la competencia y libre concurrencia, lamentó.
Resaltó que esto es un trato discriminatorio hacia la iniciativa privada.
Además, limitan la certidumbre en un marco regulatorio predecible y consistente en el tiempo, que es una condición fundamental para las inversiones de largo plazo, como las requeridas para fortalecer las inversiones en infraestructura y el suministro de combustibles y la consolidación de México como un socio estratégico, mencionó.
Adicionalmente, se contraponen a los principios fundamentales de tratados internacionales de libre comercio, entre ellos el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) en lo que corresponde a Trato Nacional, Estándar Mínimo de Trato, Expropiación, entre otros, explicó.