Gelmin Omar González Hernández 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO: Priistas que cuestionan al dirigente de su partido, Alejandro Moreno, advirtieron que si se concreta la reelección que pretende «Alito», el tricolor se encaminará a su extinción.

Hoy domingo el PRI llevará a cabo una sesión extraordinaria de la Asamblea Nacional, cuyo punto medular será derogar los candados que impiden la reelección de la dirigencia nacional a cargo de Moreno, lo que ha generado el rechazo de amplios sectores del tricolor.

Aurelio Nuño, ex Secretario de Educación en el Gobierno de Enrique Peña, llamó a «Alito» a detener la reforma que le permitiría la reelección en la presidencia del PRI, porque, le advirtió, significa una traición a la esencia e historia del partido y lleva al tricolor a su desaparición.

«La reforma está traicionando la razón por la que existió el PRI, y en este proceso marcharemos a nuestro funeral, exactamente en el punto contrario, en las antípodas de la misión para la que se creó el PRI, destruyendo nuestra propia institucionalidad», declaró Nuño en entrevista.

La Asamblea discutirá también reformas al Estatuto que le darán a Moreno mayor control del partido, como la reducción del Consejo Nacional y la designación de los líderes parlamentarios.

Hace una semana, la corriente Frente Amplio de Renovación Interna del PRI -conformada por ex Gobernadores, ex legisladores y ex dirigentes- exigió la renuncia de «Alito» y que se aplazara la Asamblea Nacional.

Uno de sus integrantes, José Encarnación Alfaro, afirmó en entrevista que la reforma tiene como objetivo mantener a Moreno en la dirigencia, porque aspira a la candidatura presidencial de 2030, sin considerar que puede llevar a la extinción del partido mucho antes, en las elecciones de 2027.

«Sigue con esa idea (de ser candidato). La única explicación es la ambición desmedida y el uso personal del partido, no como una entidad de interés público, sino como una franquicia a su servicio. Esa es la realidad.

«Esas reformas estatutarias serían los clavos en el ataúd de un partido histórico», opinó.

Para Carlos Flores Rico, ex líder del Movimiento Territorial priista, el tricolor está en el peor de sus momentos y la reforma que se busca profundizará la ruptura.

«A lo único que conducen es a una institución u organización política testimonial, en conflicto, fracturada, reducida y presa de los intereses del Obradorato», declaró.

Señaló que el efecto es un PRI debilitado, con riesgos de desaparecer, lo que le quitaría a la sociedad una opción política para mantener la pluralidad en el País, frente al aumento de poder que significa Morena y el nuevo Gobierno.