La Dirección de Reglamentos del Gobierno capitalino alertó a los usuarios de licencias o permisos para la venta o consumo de alcohol sobre dos situaciones delicadas como la venta apócrifa de este tipo de documentos y la detección de supervisores falsos que piden sobornos a cambio de evitar supuestas clausuras de sus negocios.

David Ángeles Castañeda, titular del área, explicó que desde hace 15 días se han detectado estas prácticas con los abarroteros a quienes les han pretendido vender licencias reglamentadas o especiales –obviamente falsas- con un valor de 16 mil pesos. “Se detuvo a una persona que incurría en esta práctica (…) y se le remitió a la Fiscalía del Estado”. Añadió que los documentos llevaban incluso la firma apócrifa de funcionarios públicos.

Asimismo, se han encontrado a falsos inspectores que visitan establecimientos que venden vinos y licores en zonas periféricas de la ciudad. Portan radio y carpeta –como parte de su disfraz-, solicitan una bebida alcohólica y cuando el comerciante se las entrega, los amenazan argumentando la comisión de una falta para luego pedirles dinero a cambio de no clausurar el establecimiento.

Hasta el momento se tienen detectados dos casos de cada modus operandi, aunque han llegado comentarios de otros ciudadanos que refieren otra suerte de acciones intimidatorias. Finalmente, Ángeles Castañeda pidió a los propietarios de giros reglamentados exigir la acreditación de los inspectores y que realicen las denuncias correspondientes al 910-10-84.