Martha Alicia Martínez Paredes
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-México tuvo una de las respuestas más limitadas en América Latina ante la pandemia por Covid-19, a pesar de que ésta aumentó la pobreza en la región, advierte Acción Ciudadana Frente a la Pobreza.

Un análisis de la organización civil al informe Panorama Social 2020 de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) señala que en el marco de la crisis sanitaria no se crearon nuevas transferencias, no se aumentaron los montos de las ya existentes ni se entregaron alimentos y otros bienes como sí ocurrió en la mayoría de los países de la región.

El documento señala que México se limitó a mantener los apoyos existentes antes de la pandemia, a aumentar la cobertura de algunos de éstos y a anticipar la entrega de programas como Pensión para el Bienestar de Adultos Mayores y Pensión para el Bienestar de Personas con Discapacidad.

Lo anterior, señala, a pesar de que de los 32 países que conforman la región, 29 crearon nuevas transferencias monetarias de emergencia, 26 mejoraron los servicios básicos, 29 implementaron la entrega de alimentos y medicamentos y 11 aumentaron el monto de las transferencias existentes.

Sólo nueves países anticiparon la entrega de apoyos y aumentaron la cobertura de los mismos, entre ellos México.

Aunado a ello, las transferencias monetarias establecidas al interior del País fueron insuficientes, ya que sólo cubren el 35 por ciento de la línea de pobreza, en tanto que en República Dominicana éstas equivalen al 77 por ciento, en Panamá al 75 por ciento y en Brasil y Chile al 68 por ciento, respectivamente.

Esto, advierte, colocó a México en el noveno lugar de la región en insuficiencia de transferencias monetarias.

“México tuvo a una de las respuestas más limitadas y de menor alcance para dar protección social por Covid-19”, reitera.

Los datos indican que el gasto social en México es de las más bajos de América Latina, ya que equivale a sólo el 9.3 por ciento del PIB y sólo es superado por Bahamas, República Dominicana, Honduras, Guatemala y Panamá.

Además, registra una de las menores inversiones en apoyos para la emergencia, la cual fue inferior al 0.5 por ciento del PIB.

De acuerdo con el documento, el gasto en apoyos de emergencia de México, Centroamérica y República Dominicana sumó apenas el 11 por ciento del total de la región.

El reporte advierte la respuesta del País ante la pandemia fue limitada a pesar que fue de los más afectados por el desempleo.

Según éste, la tasa de ocupación se redujo 12.6 por ciento y la tasa de participación bajó en 12.8 por ciento.

Para finales de 2020, sostiene, el desempleo finalizó en 17.7 por ciento, lo que equivale a 11.5 millones de personas que perdieron su trabajo, en tanto que la subocupación fue de 15.3 por ciento; es decir, 8.1 millones de personas