Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La política de salud del actual Gobierno federal se ha caracterizado por la improvisación, la contradicción, la confusión y el castigo, alertó Enrique Ruelas, director del Instituto Internacional de Futuros de la Salud.

“Improvisación al crear el Insabi sin tener reglas claras hasta esta fecha; el casi desmantelamiento de la cadena de distribución de medicamentos y anunciar, más de un año después, que ésta será sustituida por una empresa estatal que aún no existe ni se sabe para cuándo podrá operar eficientemente”, advirtió.

Para el experto, un ejemplo de la contradicción es el haber anunciado que el sistema de salud será como el de los países nórdicos o Canadá y hasta hasta ahora no existe ningún signo de que el sistema se encamine hacia allá.

Ruelas consideró otra contradicción el haber anunciado la recentralización de los servicios estatales de salud y delegarles responsabilidades para que hagan frente a la pandemia de Covid-19.

“Hay mensajes contradictorios entre lo que se ve y se dice en los más altos niveles de la administración pública sobre el uso de cubrebocas, o sobre el supuesto control de la pandemia, al tiempo que las cifras oficiales sobre fallecimientos no coinciden con las cifras también oficiales sobre muertes en exceso y que, de aquí al final de diciembre probablemente haya el doble de fallecimientos de los reportados oficialmente al final de agosto”, comentó.

“Todo esto crea confusión en tiempos en los que se necesita enorme claridad, honestidad y transparencia ante la población”.

El director aseguró que se ha castigado el presupuesto en salud, a los servicios y a los profesionales del sector en tiempos en los que más recursos y reconocimiento deberían tener.

“Por lo anterior, también se ha castigado a pacientes, particularmente con cáncer, y se ha castigado a la salud como consecuencia de las improvisaciones, de las contradicciones y de la confusión”.

Ruelas dijo confiar en que esto es producto de buenas intenciones.

“Pero también quiero confiar en que aunque no se quisieran reconocer los errores públicamente, serán enmendados muy pronto, no para regresar al pasado de las últimas seis administraciones que tienden a ser descalificadas, ni al pasado anterior a todas éstas, sino para conducir a la salud del país hacia un futuro mucho mejor de lo que tenemos ahora”, expresó.