César Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El impacto de la pandemia por Covid-19 en los niños se encuentra invisibilizado, por lo que sufren la falta del proceso de duelo que ayuda a superar el trauma, advirtió Save the Children.
En entrevista, María Josefina Menéndez, directora ejecutiva de la organización en México, indicó que en el País no hay cifras claras sobre el número de menores que han perdido a su madre o padre, ni los mecanismos de atención para ellos por parte del Estado.
De acuerdo con Save the Children, en 2015 el 18 por ciento de los niños vivía únicamente con uno de sus padres biológicos, cifra que se incrementó a 32 por ciento en 2020.
Además, antes de la pandemia se estimaba que había 4 millones de menores con ansiedad y tristeza asociados a la depresión, cifra que la organización calcula ahora en más de 6 millones a causa del Covid-19.
“Los niños, niñas y adolescentes están viviendo los efectos de la pandemia en diferentes aspectos de su vida, muchos no han podido seguir estudiando, han perdido sus escuelas; los padres y las madres han perdido sus empleos, y todos son duelos, son cambios importantes en los niños que generan ese sentimiento de tristeza e importancia”, explicó Menéndez.
“Además de las pérdidas humanas por Covid, que por la naturaleza de esta enfermedad suelen ser repentinas, sin velorios que son importantes para el proceso de duelo”.
Menéndez lamentó la falta de cifras oficiales sobre los menores que han quedado huérfanos, aunque aclaró que el impacto para los niños se da en varios campos de su vida.
“Uno de los temas más graves en la pandemia es que tanto adultos como niños y niñas no están gestionando sus emociones, están viviendo este duelo y esta tristeza con una enorme incapacidad del mundo adulto para poder enfrentarlo”, dijo.
Para Menéndez, el sector de la infancia está invisibilizado en este Gobierno federal y como muestra de ello están los recortes presupuestales a los programas que deberían atender las necesidades de los menores.
En tanto, Juan Martín Pérez García, director de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), señaló que aunque epidemiológicamente los menores no son los más afectados, sí son quienes más resienten las decisiones del Gobierno ante la pandemia por Covid-19.
El especialista identificó al menos tres impactos inmediatos en los niños que quedan en la orfandad, empezando por la falta del duelo, además de actos de discriminación, principalmente en comunidades rurales, y finalmente la incertidumbre jurídica.