El PRI está en gran riesgo de perder la elección presidencial, lo que podría convertirlo en un partido marginal, condenado a una desaparición gradual.

Para Antonio González Curi, ex Gobernador de Campeche, el tricolor está en peligro de llegar al 2018 en el tercer lugar de las preferencias electorales, con el mayor nivel de rechazo ciudadano y con aspirantes metidos en serios problemas.

En un análisis, sostuvo que mientras la popularidad del Presidente Enrique Peña Nieto cae, su gabinete se paraliza para gobernar, pero no para pelear posiciones con la mira puesta en la sucesión del próximo año.

“La lucha por el poder en este sexenio ha faltado a los principios de la ética política”, acusó.

“La obsesión por la sucesión y por acaparar posiciones, desde el primer día, ha dañado al Presidente, evidenciando que no trabajan en equipo”.

Al presentar un oscuro diagnóstico sobre la crisis por la que atraviesa el PRI, el ex diputado federal exigió dejar atrás el ?dedazo? y organizar una elección abierta, con piso parejo, para elegir al candidato presidencial.

“La sucesión no puede ser definida por quienes hoy dominan al partido”, demandó.

El ex Mandatario estatal consideró que ser integrante del gabinete federal no debe considerarse como una excluyente, pero tampoco como requisito para poder postularse.

González Kuri aseguró que el tricolor no debe llegar a los comicios con una dirigencia nacional que representa un lastre para quien aparecerá en la boleta.

“Hay que rescatar y reunificar al partido, ajustando a fondo el Comité Nacional”, pidió.

“Nuestro candidato deberá venir en hombros de lo mejor del PRI y no traer cargando a un PRI sectario que no le permita avanzar. Requerimos un Comité de tiempo completo y no cumpliendo dobles funciones propias de la voracidad política”.

A un mes de la 22 Asamblea Nacional, el priista criticó que su partido sea conducido por dirigentes que reprimen, controlan, agravian, maltratan y abandonan a sus militantes.

En un pronunciamiento público, criticó las derrotas históricas que los han llevado de 21 gobernadores, en el año 2000, a sólo 14, en este 2017.

Para el político campechano, el Revolucionario Institucional ha alcanzado victorias pírricas, como la del Estado de México, donde Morena, obtuvo, como partido político, más votos que el tricolor.