Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) detectó la presencia de “coyotes” que encarecen los costos de los servicios funerarios en diversas ciudades del País al ofrecer un “paquete completo”.

“Se identificó que varios consumidores contrataron servicios no directamente con funerarias, sino con terceros que les venden el ‘paquete completo’: servicio funerario y trámites ante las autoridades para obtener actas de defunción y permisos de inhumación, encareciendo considerablemente el costo”, dijo la dependencia en un comunicado.

Profeco aseguró que pese a haber una mayor demanda por el Covid-19, las funerarias no han modificado sus precios.

Por lo tanto, recomendó a los consumidores contratar directamente el servicio con las funerarias y denunciar a los intermediarios ante las autoridades ministeriales.

En lo que va del año, la Profeco ha realizado 315 visitas de verificación a funerarias del País, en las que observó algún tipo de incumplimiento a la Ley Federal de Protección al Consumidor en el 31 por ciento de ellas, siendo la falta de contratos de adhesión una de las principales carencias.

De acuerdo con un análisis de la dependencia, el paquete de inhumación en la zona metropolitana de la Ciudad de México pasó de tener un costo promedio de 10 mil 702 pesos en noviembre de 2019 a 10 mil 768 al pasado 15 de mayo; mientras que el servicio de cremación pasó de 12 mil 40 pesos a 12 mil 852.

Dentro de la Ciudad de México existen 24 servicios de cremación, de los cuales seis pertenecen al sector público.

Respecto al resto del País, el costo promedio del servicio de inhumación durante mayo es de 17 mil 261 pesos en Guadalajara, Jalisco; 19 mil 884 en Monterrey, Nuevo León; 17 mil 193 pesos y 18 mil 726 en Mexicali y Tijuana, Baja California, y 14 mil 920 en Cancún, Quintana Roo.

El servicio de cremación cuesta en promedio 16 mil 829 pesos en Guadalajara, 21 mil 588 pesos en Monterrey, 17 mil 740 y 12 mil 159 en Tijuana y Mexicali, y 15 mil 899 en Cancún.