Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Contrario a lo que se ha reportado oficialmente en el sentido de que mueren menos adultos mayores debido a la pandemia, la realidad es que la letalidad, la proporción de fallecidos respecto de la de infectados, es más alta en esa población, alertó Roberto Gutiérrez Rodríguez, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).
Entre quienes tienen de 95 a 99 años, la letalidad aumentó 23.6 puntos porcentuales, y de 75 a 79 años, en 22.4 puntos.
“Contradice lo que se ha manifestado hasta ahora en círculos oficiales y evidencia que por una parte mueren menos adultos mayores debido a la pandemia, pero por otra, la proporción de fallecidos respecto de la de infectados es más alta”, explicó.
A través de un comunicado, el jefe del Departamento de Economía de la Unidad Iztapalapa estimó que el sistema hospitalario en México está prestando atención insuficiente a personas de más de 60 años, debido al mayor número de jóvenes contagiados por SARS-CoV-2.
De acuerdo con el investigador, alrededor de 60 por ciento de las personas fallecidas por Covid-19 tiene 60 años o más y el promedio ponderado de edad se ha movido muy poco, de 63.6 años hasta el 4 de abril de 2021, a 62.9 años a partir de esta última fecha, además de que sorprende la mortalidad de infantes de entre cero (neonatos) y cuatro años, 383 hasta el 13 de julio de 2021, un promedio de casi uno diario.
Estos resultados son parte del Informe de Seguimiento de la Covid-19-UAM-I, elaborado por Gutiérrez Rodríguez que compara las características de los mexicanos contagiados y fallecidos entre el 27 de febrero de 2020 y el 13 de julio de 2021, dividido en dos subperiodos: desde el inicio de la pandemia, hasta el 4 de abril de 2021, y desde esa fecha hasta el 13 de julio, en coincidencia con la gestación de una tercera ola.
El académico explicó que desde que comenzó la aplicación masiva de vacunas y aparecieron nuevas variantes del virus -en particular la B.1.1.59 mexicana, la Alfa y la Delta- las infecciones de menores a 40 años han aumentado de manera sensible.
La edad promedio de enfermos “se redujo de 33 a 28 años; si se hace un corte de cero a 39 años, se observa que hasta el 4 de abril de 2021 este rango concentraba 44 por ciento y de esa fecha al 13 de julio subió a 55 por ciento.
El investigador de la UAM consideró que es necesario hacer más pruebas; rastrear las cadenas de contagio; aplicar un presupuesto suficiente para mejorar las medidas de control de las instituciones públicas; deducir impuestos a las escuelas y centros de trabajo privados que cumplan con medidas sanitarias adecuadas.