Charlene Domínguez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La nueva metodología propuesta para calcular el tope a las comisiones de las Afores bajaría de manera abrupta las cuotas, lo que desataría una guerra comercial entre ellas, subsistiendo sólo las de mayor tamaño, advirtió Abraham Vela Dib.
El ex presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) explica que la nueva metodología arrojaría una cuota máxima de 0.58 por ciento para 2022, lo que representaría una disminución de 28.2 por ciento respecto de las comisiones actuales.
Este nivel de reducción en las comisiones generaría varios riesgos, como una concentración de la industria.
«Sólo las Afores de mayor tamaño podrían lograr mantenerse en el mercado y algunas dejar de percibir el negocio como atractivo.
«También puede incentivar una guerra comercial en gasto comercial entre las Afores, donde sólo sobreviven las Administradoras de mayor tamaño y se acentuarán las malas prácticas de competencia desleal en perjuicio del trabajador», expuso en una nota.
Esto también ocasionaría incertidumbre sobre el nivel de comisiones que podrán cobrar las Afores cada año.
Según el experto, una reducción tan significativa se podría traducir en una falta de recursos de las Administradoras para mejorar la atención al cliente, promover la educación financiera y el ahorro voluntario.
Es probable, añade, que el cambio de metodología se refleje en una industria más concentrada, menos competitiva e ineficiente, y con menos opciones para el trabajador.
Al final del día, asegura, sólo se beneficiaría la Afore pública PensionISSSTE.