Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Retraso en el diagnóstico, desabasto de medicamentos y desprotección al haber virado del Seguro Popular al Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) sin una estrategia integral son deficiencias que arrastra la atención a niños con cáncer, acusaron ayer especialistas.
Marta Zapata Tarrés, presidenta de la Agrupación Mexicana de Onco-Hematología Pediátrica (AMOHP), consideró que el desabasto de fármacos y la carencias con la que se atienden a pacientes son los principales retos.
“Hay desabasto; lo segundo es que las condiciones para los médicos que aquí atendemos a los niños con cáncer no son las adecuadas, que no podemos ejercer nuestra profesión de manera ética y también resaltar que no hay un plan nacional en este sentido por parte de la Secretaría de Salud”, expuso.
Durante un foro organizado por la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer (AMANC), Farina Arreguín, Jefa de Oncología Pediátrica del Centro Médico Nacional 20 de Noviembre del ISSSTE, admitió que el panorama es complicado.
Solicitó ayuda a las autoridades, al advertir que la burocracia atora una atención digna a los pacientes menores de edad con neoplasia.
“No podemos tapar el sol con un dedo: existe desabasto y existen malas condiciones. Todos tenemos derecho a los servicios de salud, de manera prioritaria los niños y adolescentes”, manifestó.
De última hora, el titular de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, canceló su participación en el foro.
Por la tarde, en conferencia, López-Gatell reconoció la labor de AMANC y señaló que en el País hay insuficiencia de capacidad instalada y de especialistas para atender el cáncer.
Explicó que el Seguro Popular no logró ampliar la capacidad de atención y que el desabasto de oncológicos se debe, entre otros factores, a problemas con fabricantes en China e India de la sustancia activa de quimioterapias.