Arely Sánchez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Especialistas advirtieron que en México la compra de medicamento falso, caduco y sin control sanitario se podría estar expandiendo.
De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de 2020, al menos 2 por ciento del gasto que hacen los hogares mexicanos en medicamentos lo realizan en lugares no aptos para su venta, como tianguis y hasta refaccionarias.
Sin embargo, este consumo es difícil de medir, afirmaron expertos del sector.
«La compra de medicamentos falsos, caducos y sin control sanitario es un fenómeno que se ve mucho en el País, pero es difícil medirlo, por la naturaleza de estas prácticas ilegales», expresó Enrique Martínez, director general del Instituto de Investigación e Innovación Farmacéutica.
Los datos de la Encuesta del Inegi son una pequeña muestra de que estas prácticas son posibles, señaló.
«Creo que cualquier cifra que se menciona sobre la compra de medicamentos robados, falsificados y fuera de la norma está subestimada, pero el problema existe», añadió.
Destacó que la falta de suministro de medicamentos en el sector público, que ha aumentado en los años recientes, siempre tratará de ser compensada con la compra en el mercado privado.
Hay ciertas zonas, especialmente colonias marginadas, donde prolifera la venta de medicina robada, falsificada y caduca, dijo.
Arturo Martínez, director general de Dilameg, explicó que la venta de medicamentos falsos y caducos se acrecentó con la pandemia y cada vez más están llegando a zonas marginadas del País.
«Este tipo de medicamentos llegan a Guerrero y Oaxaca, pero también en las grandes ciudades, en zonas marginadas», expuso.
«Por eso es importante que la población conozca que puede recurrir a medicamentos genéricos», dijo.