Efraín Tzuc, Diego Martorell y Andrea Cárdenas ESPECIAL /Quinto Elemento Lab
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-En la Ciudad de México, entre el 23 de marzo y el 27 de mayo pasados, mil 179 personas murieron en sus domicilios, en la vía pública o en algún lugar extrahospitalario, por causas relacionadas con Covid-19, según registros de las llamadas al servicio de emergencias 911.
La cifra triplica los 329 fallecimientos que, en ese mismo lapso, la Secretaría de Salud local reportó como decesos extrahospitalarios confirmados con prueba Covid.
Además, el registro representa casi un tercio del total de 2 mil 879 muertes por Covid-19 registradas en la CDMX dentro y fuera de hospitales en ese mismo periodo de tiempo.
“Lo que llama la atención es por qué todas esas personas (que marcaron al 911) pidieron ayuda diciendo que era Covid. O lo sabían, o lo sospechaban, o les dijeron que era Covid pero no les hicieron pruebas y los mandaron a su casa”, dijo el analista en políticas de salud, Xavier Tello.
“En el caso del Covid-19, entre más pacientes haya muriendo fuera de los hospitales, más cuestionas la eficiencia de tu servicio médico”, agregó.
Durante los dos primeros meses de la epidemia, en la CDMX hubo un promedio de 18 fallecimientos extrahospitalarios diariamente, según el informe del 911; el 6 de mayo fue el día más letal con 51 muertes reportadas.
“Como se han hecho pocas pruebas, muchos casos han fallado en el diagnóstico o el diagnóstico no aparece en el certificado de defunción, (así que) los casos verdaderos no son equiparables con los casos que se están confirmando. Va a haber un subregistro y en México va a ser particularmente grande”, agregó el epidemiólogo Alejandro Macías, ex comisionado para la prevención y control de la influenza AH1N1.
La infectóloga de la Universidad de Guadalajara, Vida Ruiz Herrera, subrayó la importancia de registrar con precisión a los fallecimientos ambulatorios, pues eso permitiría estudiar la calidad de la atención de salud y “evaluar si esas muertes hubieran sido distintas en caso de haber accedido a una atención médica”.
Conocer dónde están muriendo las personas por Covid-19 en situaciones extrahospitalarias, coincidieron, ayuda a atender mejor potenciales problemas sanitarios, sociales y de seguridad, pues son necesarios servicios de desinfección, brindar apoyo a los deudos, o tranquilizar a vecinos en barrios donde haya inquietud, temores, o incluso violencia y discriminación.