René Delgado
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El director del IMSS, Zoé Robledo, acepta la complejidad que representa el tema de las pensiones pues existe el riesgo de que los trabajadores que comenzaron a cotizar a partir de la ley de 1997 reciban una jubilación raquítica o con un monto mínimo que no alcance para tener servicios de salud.
“Podemos tener no solamente gente con una jubilación muy baja sino también gente que no alcance el mínimo (de retiro), entonces el criterio de la Afore sea regresarle el monto ahorrado y se acabó. O en algunos casos que se jubilen y no puedan tener acceso a servicios de salud. Es un tema complejo, pero estamos a tiempo para resolver”, asegura en entrevista para el espacio Entredichos, de Grupo Reforma
Por ello, señala, se analizan opciones financieras justas y equitativas para cumplir con los jubilados, como mecanismos para que, a pesar de los despidos, los trabajadores sigan aportando y cumplan las mil 250 semanas necesarias para su retiro.
No obstante, entre estas opciones descarta el aumentar la edad de jubilación.
“Todas las opciones que sean financieramente correctas, justas y equitativas deben de considerarse. Yo creo que la edad de jubilación no debería de ser ni siquiera motivo de discusión, porque ya se ha demostrado que tampoco resuelve del todo, pero pueden pasar cosas interesantes. Por ejemplo, si un trabajador dice ‘manifiesto mi voluntad de ponerle a mi pensión mensualmente una cantidad adicional’, nosotros lo podemos registrar, hacemos esa retención”.

Los que están próximos a jubilarse no deben de temer que se les va aumentar la edad?
No.

¿Eso es categórico?
Yo creo que ese es un asunto que no está puesto en la mesa.

El Presidente habla de una propuesta del sector empresarial, ¿usted la conoce?
No, yo no la conozco. Desde el inicio el Presidente estableció que el espacio, el encargo del tema de pensiones está en Hacienda, y nosotros colaboramos ahí, pero llevan mano.

¿Está en condiciones el IMSS de soportar esa carga financiera y ampliar sus servicios?
Sí, lo está. Hace varios años sí estuvo en una situación que cubría un mes de operación del Seguro, en una situación contingente digamos. Hoy hay unas finanzas sanas de esa reserva, pero nunca es suficiente. Hoy el Seguro Social tiene ingresos adicionales por una razón atribuible a la Cuarta Transformación, el incremento del salario mínimo aumentó el salario base de cotización. Hoy el salario base de cotización está en cerca de 389 pesos diarios. Es decir, en promedio, digamos, multiplicado por 30 son cerca de 11 mil 800 pesos al mes. Es un incremento del 6.5 por ciento.

El problema de las pensiones ¿no va a impactar en los servicios, la calidad de los servicios?
No. La parte de la ley del 73, la paga el Gobierno, y la parte de la generación de transición, son las cuentas individualizadas, es la Afore. No impacta a las finanzas del Seguro Social.
Pero no significa que para nosotros no sea un problema ético pensar que un pensionado que durante toda su vida cotizó en el Seguro Social, de repente le tengan que decir: “sabes qué, aquí está el recurso de la Afore y no te vamos a dar servicios de salud”. Eso si nos preocupa muchísimo.

Por un lado trae este problema de las pensiones, trae el problema de los servicios de salud con calidad y a eso se suma la intención de dar servicios con gratuidad a toda la población. ¿El Seguro lo puede hacer, para no generalizar en todo el sistema de salud?
Yo acotaría algo: desde hace 40 años no sólo se ha podido, sino que se ha hecho y se ha hecho muy bien para población sin seguridad social, tener una tercera “S” en el IMSS, la “S” de la Solidaridad. Hace 40 años el Seguro Social tomó una decisión extraordinaria que fue: ‘vamos a empezar a dar servicios a la población rural que no está asegurada y que era probable que nunca lo fuera a estar’. Ahora eso ya ha ido cambiando, pero se empezó a dar el servicio de atención médica de primero y segundo nivel con el programa IMSS Coplamar, que así nació y ahora es IMSS Bienestar.

En el caso del Instituto de Salud para el Bienestar ¿no va a ser un incentivo perverso donde yo diga ‘¿y para qué cotizó al Seguro Social si al fin de cuentas si me paso a la informalidad tengo los servicios de salud?
Mira, eso no ocurrió con el Seguro Popular. ¿Hubo un tránsito masivo de la gente al Seguro Popular? No, la gente sigue prefiriendo tener Seguro Social a tener lo que era el Seguro Popular.

En materia de desabasto en las farmacias del Seguro, ¿qué está pasando ahí?
Lo que está pasando es una transformación de fondo en la que el Seguro y el sector farmacéutico se están liberando de un modelo que ya desde hace tiempo estaba advertido de concentración en pocas empresas distribuidoras de toda la operación de las medicinas para el sector público en nuestro País.

Nos dijeron que eran los laboratorios. Después nos dijeron que eran los intermediarios. E incluso llegaron a señalar a directores de hospitales como causantes del desabasto. ¿Está resuelto?
El problema del desabasto… decir que está resuelto hoy o el año pasado o el anterior, sería un poco exagerado, porque siempre va a haber algunos márgenes, aunque uno traiga el 99.9 por ciento, ese 0.1 por ciento en el IMSS pueden ser muchas recetas, entonces estaría mal decirlo. Ha habido problemas en algunos oncológicos, pero estamos resolviendo todos los días y esas cifras por eso son algo engañosos. Alguien puede decir ‘tenemos solamente 15 días de inventario’. Sí, pero puede haber una que tenga mucho y que otra tenga poco. La intención es que siempre que nos dice alguien ‘hay desabasto de este medicamento..’ y si tantos pacientes han tenido problemas o aunque sea uno, en ese momento actuamos, porque tenemos que resolver. Para nosotros la clave es la recetas atendidas.

¿Cuándo se regulariza el abasto, no me refiero al Seguro Social, me refiero al Sistema de Salud.?
Yo creo que esto está ya resuelto en varios tramos y que vamos a tener ya una tranquilidad en términos de la consolidación y las compras y demás en no más de dos semanas

¿Fines de este mes?
Yo creo que está resuelto ya a fines de este mes