Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-En América Latina y el Caribe, uno de los tres países con mayor desigualdad salarial es México, en donde un porcentaje menor de la población concentra los mayores ingresos, de acuerdo con datos de Naciones Unidas difundidos ayer.
El “Informe Regional de Desarrollo Humano” del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) destaca que la pandemia de Covid-19 profundizó las ya de por sí grandes desigualdades de la zona.
Son indicadores reveladores la desigualdad salarial y la concentración de ingresos por parte de las personas más ricas que, según el informe, sucede con mayor fuerza en México, Brasil y Chile.
“Aunque el 1 por ciento más rico representa una pequeña parte de la población, controla una proporción muy grande de los recursos totales y, por tanto, es una pieza clave para entender la desigualdad.
“Entre los países de América Latina analizados, Chile, México y Brasil tienen la mayor concentración de ingresos: el 10 por ciento más alto captó más del 57 por ciento de los ingresos nacionales y el 1 por ciento más alto, más del 28 por ciento, en 2019. La concentración del ingreso en estos países es persistentemente alta y/o aumenta en el tiempo”, señala.
En el caso de México, según el documento, el 10 por ciento más alto de la población captó 59 por ciento de los ingresos del país, mientras que el 1 por ciento, 29 por ciento.
De acuerdo con el PNUD, América Latina y el Caribe sigue siendo la segunda zona más desigual de todo el mundo, además de ser una de las más golpeadas por el Covid-19.
Los países que conforman la región han registrado casi 36 millones de casos y más de 1.2 millones de fallecimientos, sobre un total de 179 millones de casos y 3.9 millones de muertes en todo el mundo. Sólo Brasil ha registrado alrededor de 18 millones de casos y más de 500 mil muertes.
“La región se tornó un epicentro de la pandemia, se registraron casos y fallecimientos desproporcionados. Lo que trajo múltiples crisis tanto económicas como sociales, incluida una economía en contracción con un espacio fiscal limitado, con un aumento de pobreza y hambre”, indica el reporte.
El PNUD destaca que la región se encuentra en una “trampa de desarrollo”, en especial por dos características que no se han alterado en los últimos años: la desigualdad y el bajo crecimiento económico.
La región es la segunda más desigual del mundo, agrega, y los países que la componen tienen niveles de desigualdad más altos que los de las otras regiones con niveles de desarrollo económico similares.
“Estamos en un contexto muy complicado en el que hemos visto cómo la pandemia ha profundizado problemas estructurales de América Latina y Caribe”, dijo en conferencia de prensa Luis Felipe López-Calva, director regional del PNUD para la región.
Según el estudio, muchas políticas de protección social de corto plazo, que tienden a ser fragmentadas e ineficaces, han generado dinámicas que agravaron las desigualdades y estancaron la productividad.
América Latina, agrega el organismo, es la región más violenta del mundo. Concentra 9 por ciento de la población y una tercera parte de los homicidios.
“La desigualdad fomenta la violencia en todas sus formas”, explicó Marcela Meléndez, economista en jefe del proyecto.
Con información de Reuters