Iris Mabel Velazquez Oronzor
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-México enfrenta actualmente uno de los mayores retos por la crisis educativa tras la pandemia de Covid-19, consideró Pablo González, presidente del Consejo de Mexicanos Primero.

En entrevista por el 15 aniversario de la organización, González refirió que en el transcurso de los años, ha habido diversas problemáticas, pues, para empezar, el tema educativo no figuraba en la agenda social ni política.

«Al inicio de este esfuerzo, en realidad nadie hablaba sobre educación. En realidad, el tema simplemente no estaba en la agenda y nos da mucho gusto que ya lo está; que se discute, que se debate, pero en este tiempo ha habido autoridades que ponen más énfasis, más ímpetu en avanzar, en lograr una calidad educativa, y administraciones que ponen algo menos énfasis en ese tema», opinó.

«Ha habido altibajos, pero el tema está en la agenda y es muy importante que lo prioricemos, porque sin una verdadera educación de calidad, difícilmente vamos a poder avanzar como país».

González consideró que en este sexenio, tras la pandemia, la educación en México atraviesa por una grave crisis, que además acarrea problemas de antaño.

«La educación está pasando por una crisis muy importante. Desafortunadamente, ya veníamos con un sistema educativo que no lograba maximizar el potencial de las niñas, niños y jóvenes, un sistema educativo que no estaba logrando esa calidad que todos queremos y viene la pandemia y exacerba muchas de las condiciones en que se encontraba el sistema», sostuvo.

Entre los temas urgentes a resolver, enlistó la recuperación de alumnos que abandonaron sus estudios o que están en peligro de dejar la escuela.

«Y los que se han mantenido en ella, no han aprendido. De hecho, todos los estudios dicen que quizá han perdido dos o tres años escolares. Entonces, la clave ahorita es atacar con decisión, con urgencia, está crisis», urgió.

Para enfrentar esta situación sugirió cuatro acciones: identificar a todos aquellos que abandonaron o pueden abandonar la escuela e incentivarlos; apoyar a los niños u a los maestros con las herramientas necesarias y con ayuda socioemocional para que puedan salir adelante; hacer una evaluación precisa para cada alumno para tener información de aprendizajes y situación para trazar una ruta de recuperación.

También enfocar los aprendizajes fundamentales para abarcar y atacar la crisis en todos los conocimientos. Resaltó que el ambiente es propicio para una mejora a favor de la educación si se pone el empeño debido.

«Creo que podemos convertir esta crisis en una enorme oportunidad si hacemos estas cuatro cosas: si identificamos cómo están los jóvenes, cómo están los niños, qué tenemos que hacer para reforzar y recuperar los aprendizajes y nos enfocamos en los aprendizajes fundamentales», exhortó.

«Podemos dar un salto enorme si así lo hacemos, y para ello es fundamental apoyar a los maestros. Les tenemos que dar todas las herramientas, todo el apoyo que requieran para que puedan llevar a cabo esta titánica labor para que puedan apoyar a los niños, niñas y jóvenes en este momento tan importante para el país. Lograr una educación de calidad tiene que ser la estrategia maestra de desarrollo para el país, es la única manera de atacar la causas y verdaderamente ir a la raíz de los problemas, y buscar con ello prosperar a un país justo moderno, un país justo para todos lo mexicanos».

La organización ha interpuesto amparos en contra de decisiones u omisiones del Estado como la desaparición de las Escuelas de Tiempo Completo, sobre la que el Gobierno federal luego rectificó, y también sobre la falta de insumos contra la Covid-19 en escuelas.

También ha denunciado y evidenciado la venta o negociación de plazas magisteriales en los estados con los líderes sindicales de la CNTE.

¡Participa con tu opinión!