Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Alrededor de 50 por ciento de pacientes críticamente enfermos por Covid-19 desarrolla algún grado de lesión renal y 25 por ciento requerirá de terapia de reemplazo, advirtió Olynka Vega, nefróloga del Centro Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición.
Detalló que inicialmente, en el Instituto contaban con 12 máquinas de hemodiálisis convencional y tres de terapia de reemplazo renal continuo, pero en el momento más complicado no fue suficiente y hubo que priorizar.
«Aún con esa infraestructura sí llegó un momento en que no nos dábamos abasto. Tristemente, como decimos, todo con Covid fue priorizar, cuál es el paciente que más se beneficia con determinada terapia de reemplazo renal y, de acuerdo a la priorización y las posibilidades de que salieran adelante, fue como se fueron asignando las terapias», señaló.
Durante la pandemia hubo desabasto de la terapia de reemplazo renal, agregó.
«No eran suficientes los ventiladores, pero tampoco las máquinas que daban este soporte renal», señaló.
Posteriormente se adquirieron ocho máquinas más de hemodiálisis convencional y una de terapia de reemplazo renal continúa, agregó.
La experta precisó que la lesión renal aguda es cuando los riñones que estaban funcionando normal dejan de hacerlo parcial o totalmente.
Indicó que la terapia de reemplazo se requiere cuando el riñón ya no tiene la función suficiente para sostener las demandas del organismo.
Explicó que existen varias opciones para la terapia de reemplazo renal, la hemodiálisis convencional; el reemplazo renal continuo y la diálisis peritoneal.