Guadalupe Irízar 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Durante la sesión del Consejo General, Lorenzo Córdova, presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), mostró su preocupación por los problemas financieros que enfrentan diversos órganos electorales locales (Oples), derivados de recortes, retención de recursos o indefinición de ampliaciones presupuestales solicitadas.

Un informe presentado al Consejo General en la sesión extraordinaria de este jueves destaca la importancia del proceso electoral en marcha, así como el riesgo de afectación del mismo en algunas entidades e incluso peligro de crisis constitucional por la imposibilidad de operar, como en el caso de Nayarit.

El presidente del INE advirtió por segunda ocasión en menos de una semana que, en el caso de Nayarit, es inaceptable que el Gobierno estatal insista en la imposibilidad de entregar al órgano electoral recursos que ya fueron aprobados por el Congreso del Estado.

De no contar con los recursos que hoy se adeudan al Ople y con los que se tienen programados para los próximos meses, dijo Córdova, se tiene en puerta una crisis constitucional inédita al no poder cumplir con las tareas inherentes a las elecciones en esa entidad.

Criticó que el Gobierno del estado haya respondido al INE que nadie está obligado a lo imposible y que carecía de recursos.

Advirtió que en el caso de Nayarit, de no recibirse los recursos asignados por el Congreso estatal, estará en riesgo no solo el pago de nómina, sino contratos relacionados con el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), el pago de renta de inmuebles y equipos.

Al presentar el informe sobre la situación de los Oples en todo el País, el secretario ejecutivo advirtió que esos órganos estatales necesitan el suministro oportuno de recursos aprobados por congresos estatales.

Aclara el informe que en contraste con la afectación al presupuesto de operación de los Oples, las partidas asignadas a las prerrogativas de los partidos políticos no han sido afectadas.

El documento señala que para 2021 los presupuestos de los órganos locales enfrentaron un recorte a lo solicitado originalmente, que llegó hasta alrededor del 80 por ciento en los casos de Morelos, Puebla y Oaxaca.

El porcentaje de reducción a lo solicitado en año electoral fluctuó entre el 0.15 por ciento de Hidalgo y 89.43 por ciento de Oaxaca.

Baja California, Estado de México, Coahuila y Veracruz, de acuerdo al informe, fueron las únicas entidades que recibieron el presupuesto solicitado.